Una docena de pasarelas metálicas dan acceso a las viviendas en la calle Cortaduría, en la Ciudad Vieja. Las obras de rehabilitación de esta calle dejan una imagen nada habitual, con las losas de piedras levantadas y la vía tomada por elementos metálicos que permiten a los residentes entrar y salir de sus casas.

El Ayuntamiento comenzó estos trabajos, en los que invierte 249.000 euros, IVA incluido, a mediados de febrero, con un plazo de ejecución de cuatro meses, por lo que debían haberse completado a mediados de este mes de junio.

La intervención exigió la retirada del pavimento de piedra de la calle, en mal estado de conservación, para la reposición de las canalizaciones subterráneas de servicios (saneamiento y suministro de agua), la instalación de las redes de gas y cable, y el enterramiento de las líneas de alumbrado y electricidad.

En la fase final, se repondrá el pavimento de piedra, de cuyo mal estado advertían los estudios previos: "La calle se encuentra con losas de piedra y presenta también tramos formados por cantos rodados sobre mortero. Su estado de conservación es malo. Se plantea la demolición de todo el pavimento, acopiando las losas que se retiren, y pavimentando toda la calle con losas de piedra nueva”.