Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El Concello ofrece a la Academia el tercer piso de la Casa Paredes para su traslado temporal

El Estado licita la reforma del edificio, por 3,12 millones con impuestos y una ejecución de 19 meses | La RAG negocia con Ayuntamiento y Xunta la mudanza de fondos y de actividad

Un rodaje en la Casa-Museo Emilia Pardo Bazán. | // VÍCTOR ECHAVE

El Concello ha ofrecido a la Real Academia Galega la tercera planta de la Casa Paredes para que pueda continuar con su actividad mientras se realizan las obras de reforma del número 11 de la calle Tabernas. El Boletín Oficial del Estado publicó ayer la licitación de la reforma, que cuenta con un presupuesto de 3,12 millones de euros —2,58 millones, sin impuestos— , y con un plazo de ejecución de 19 meses.

Las empresas interesadas en participar en este concurso tendrán que presentar sus ofertas antes del 18 de julio. A partir de ese momento, se abrirán los sobres con las propuestas, siendo el último el de la oferta económica, que no se abrirá hasta el 8 de septiembre. Tras la valoración de las candidaturas, la Dirección General de Agenda Urbana y Arquitectura tendrá que formalizar la adjudicación para, después, iniciar las obras. Para entonces, el edificio tendrá que estar vacío, para que la empresa pueda ejecutar la reforma sin peligro de dañar los fondos de la Real Academia Galega y de la Casa-Museo Emilia Pardo Bazán.

El año pasado, el presidente de la Real Academia Galega, Víctor Freixanes, explicó a este diario que el interlocutor preferente para cerrar el traslado de los fondos es el Concello de A Coruña, aunque no descartaba pedir ayuda a la Xunta, en caso de que el Gobierno local no les ofreciese una alternativa para que todos los fondos se pudiesen quedar en la ciudad.

La Real Academia Galega celebró ayer la licitación de las obras siete años después de haber detectado que había riesgo real de “derrumbe parcial” en algunas partes del edificio, y de que era necesaria una rehabilitación integral.

“Sobre el traslado de los fondos y de los servicios, la Real Academia Galega está en contacto con el Concello da Coruña y la Xunta para buscar una solución óptima que permita la correcta conservación del patrimonio material que custodia y la atención de las personas usuarias”, explicaron ayer fuentes de la institución.

El Concello ofrece a la Real Academia Galega la tercera planta de la Casa Paredes, consciente de que los fondos que necesita guardar durante aproximadamente dos años no entran en estas instalaciones, pero sí que se podrían desarrollar otras actividades, como el trabajo interno de la Academia.

Es por ello por lo que las negociaciones para encontrarle un lugar a los fondos de la Real Academia y de la Casa Museo Emilia Pardo Bazán todavía no se han cerrado. A juzgar por los plazos que la Academia manejaba el año pasado, serán necesarios aproximadamente tres meses para vaciar la sede de Tabernas 11 antes de que comiencen los trabajos en el inmueble. Una vez finalizadas las obras, el traslado de fondos tendrá que hacerse a la inversa, desde el lugar en el que estuvieron los ejemplares transitoriamente hasta la Ciudad Vieja.

El proyecto incluye actuaciones en todo el inmueble para mejorar su eficiencia energética y también su accesibilidad, de modo que establece la instalación de un ascensor y también la reordenación de los espacios para poder ampliar los lugares destinados al almacenaje de los fondos.

La comisión de seguimiento del Plan Especial de Protección y Rehabilitación Integral de la Ciudad Vieja y Pescadería (Pepri) exigió que se modificasen algunos de los elementos que el proyecto elegido, el presentado por el estudio de arquitectura Moure y Pascual Asociados, como, por ejemplo, que se aligerase la estructura de la edificación de la cubierta, que tenía que ser de zinc, eliminando el cuarto de máquinas del ascensor y también el forjado de la última planta del inmueble.

Compartir el artículo

stats