Kiosco

La Opinión de A Coruña

Regresa tras dos años ‘confinado’

San Juan A Coruña 2022: Una noite meiga a través del fuego y de la lluvia

Recuperó la normalidad en una velada que la lluvia no consiguió arruinar

24

Adiós a la noche de San Juan de A Coruña: la fiesta da paso a los operarios de limpieza Arcay | Roller Agencia

La noche mágica de San Juan se hizo de rogar dos años, pero regresó con la fuerza de siempre. Las meigas se impusieron a un tiempo amenazante durante toda la jornada y con algún chispeo esporádico. El día más largo del año, y el más importante para muchos coruñeses, derrotó a los nubarrones. Lo hizo en las parcelas de las playas. Algunos, apostados en los arenales desde la tarde del miércoles, marcando unas parcelas sobredimensionadas, que la noche, la fiesta, la lluvia y el fuego se encargaría de unificar bajo el calor de las llamas y el ambiente festivo.

Hogueras de San Juan A Coruña 2022

Hogueras de San Juan A Coruña 2022 LOC

Algunos, los que más ganas tenían de celebrar el San Juan, resistieron hasta ver dos amaneceres en la ensenada del Orzán. Para otros ha sido su primera vez, bien por edad o por lugar de origen. Muchos se enfrentaron sin experiencia previa al reto de prender una hoguera. No faltaron las carreras aceleradas a por pastillas de combustible. Todos coincidieron en que la fiesta de San Juan había que vivirla como siempre. Las parrilladas y las fiestas en grupos reducidos y en fincas privadas no han conseguido sustituir a la festividad colectiva.

8

Noche de San Juan en A Coruña 2022 Carlos Pardellas

Fueron dos años que parecieron dos décadas sin el calor de siempre en las hogueras. Demasiado tiempo también para los negocios locales. Los bares y tabernas sacaron las parrillas a las calles y las plazas de todos los barrios de la ciudad. La lonja de A Coruña vendió 90.000 kilos de sardinas, la gran mayoría devoradas al calor de las brasas sobre una rebanada de pan y durante un agradable paseo a la luz de las hogueras y de la falla gigante situada en la playa de Riazor.

Al final, la fiesta que alcanzó su punto álgido en la medianoche, duró todo el día anterior. Porque el disfrute de mereció la pena pese al viento, el tiempo y las algas que coparon las orillas. Y la magia se repartió al ritmo con los humos de las llamas entre los arenales habilitados, cada uno con un público de confianza, y los locales del Puerto. La ardua tarea de resistir en las parcelas tuvo su premio: una fiesta como se recordaba de siempre.

“Llovió un poco, pero estábamos dormidos”

CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA Luis, Toni, Alejo, Daniel, Yago, Carlos, Adán, Álvaro y Martín.

Desde Lugo vino un grupo con estudiantes a disfrutar el San Juan en Orzán. Tenían pensado bajar a reservar su parcela en la madrugada del miércoles al jueves, pero tuvieron que adelantarse unas horas. Ya estaban en su sitio a las 22.00 horas. Los turnos fueron duros por el frío pese a las sudaderas gruesas y el edredón. Aseguran que valió la pena y que apenas notaron una ligera lluvia que cayó en torno a las 5.30 horas. El premio: disfrutar de la fiesta al calor del fuego y acompañados de bebida a elegir: cerveza, ron, whisky o ginebra.

“No sirve de nada venir el día anterior a coger sitio”

CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA Claudio, Jessica, Carlina, Ivanna, Samuel, Miguel, Martín, Adonis, Carlos, Sheila, Abel, Domingo, Alexandra y Lorena.

Este grupo numeroso llegó a la playa al mediodía de este jueves. Tuvieron algún rifirrafe para hacerse un hueco con otras parcelas vecinas. “La gente se pone muy sensible porque piensa que la playa es suya. No vale de nada venir el día anterior”, comenta Sheila, una de las integrantes del grupo. Celebran que el tiempo les diese una tregua para alargar la fiesta durante toda la tarde. Sin importarles la lluvia, confiaban en disfrutar de la noche más corta del año hasta que el cuerpo aguantase.

“Es nuestra primera vez en el San Juan de A Coruña”

Casteleiro / Roller Agencia. Valeria, Ángel, Nuria, Canderla y Paula.

Un grupo de amigas del Bierzo disfrutó de su primera noche de San Juan al estilo coruñés. Unos amigos suyos les reservaron la parcela el día anterior y ellas llegaron a las 11.00 horas del jueves. “En El Bierzo hay pueblos en los que la hoguera es bonita, pero no es como aquí que cada uno hace la suya, y además es en la playa”, comenta Paula. No se decidieron hasta última hora acerca de si harían hoguera o no. Decidirían en función de la gente que formase el grupo, que todavía faltaba concretar el número. Su intención era disfrutar hasta el amanecer de la fiesta, con o sin hoguera propia.

“El San Juan es algo que no se puede perder nunca”

Casteleiro / Roller Agencia Álvaro, Santiago, Martín, Pablo, Lucas y Pedro.

Fueron uno de los grupos más previsores. Llegaron a la playa a las 18.00 horas del miércoles. Se colocaron en la zona de Salesianos, pero decidieron moverse hacia la coraza “porque había más ambiente”. La noche la pasaron con chaquetón y unas sillas de playa. También se apresuraron a recoger la madera despachada por el Ayuntamiento en los arenales. De su esfuerzo se beneficiaron en torno a 30 personas, aunque “todo el mundo es bienvenido” en su parcela. Todos coinciden en que “el San Juan es algo que no se puede perder nunca”.

“La bandera es para identificarnos en la fiesta”

Casteleiro / Roller Agencia Félix, Daniel, Brian, Aurora y Paco.

Una bandera del juego de rol Warhammer 40.000 y una camisa hawaiana identificó a este grupo que llegó a última hora de la tarde. No reservaron ninguna parcela. “Nos dijeron que podíamos estar aquí sin fallo”, comenta Félix, el portador del estandarte. Estos amigos también echaban de menos la reunión en el arenal en San Juan. Fue la segunda noite meiga para uno de ellos, Daniel, que vino desde Castilla-La Mancha para celebrar el San Juan. Precisamente, su primera fiesta pagana coruñesa fue la última antes de la pandemia. Se le hicieron tres años largos hasta poder repetirla en condiciones.

“De estudiantes íbamos a Orzán y ahora a Matadero”

Casteleiro / Roller Agencia. Carmen, María, Sabela, Raquel, María, Antía y Cristina.

En el arenal de Matadero se congregaron las hogueras más familiares. Es el lugar ideal para acudir con niños, aunque so no evitó el madrugón. Estas amigas llegaron a reservar su parcela a las 7.00 horas para poder celebrar en grupo. “De estudiantes íbamos a Orzán y, ahora, a Matadero”, comentan. Tenían pensado celebrar con una pequeña hoguera y cocinar la cena en la propia playa. Llevaron preparadas empanadas y asaron sardinas. El entorno recogido y el tiempo, que comenzó amenazar con chispear, no arruinaron la reunión de amigos.

Compartir el artículo

stats