Una mujer de en 53 años falleció y su pareja resultó herido grave en la tarde de ayer al ser atropellados por un bus urbano articulado en el paso de peatones de la confluencia de la calle de San Andrés con la plaza de Pontevedra, que está regulado por un semáforo. El cadáver de la mujer, de mediana edad, permaneció en el lugar del accidente hasta que la jueza de guardia autorizó su levantamiento, mientras que el hombre fue trasladado al Chuac, aunque no se teme por su vida.

La Policía Local deberá investigar ahora si el semáforo estaba abierto para el paso de los peatones, así como la velocidad a la que circulaba el autobús, que dispone de una parada a tan solo unos metros. Las cámaras de control del tráfico facilitarán la investigación de los agentes, que en estos momentos regulan la circulación en el lugar para permitir la actuación de los equipos sanitarios.

Según señala el 112, al lugar se desplazó un equipo del Grupo de Intervención Psicolóxica en Catástrofes e Emerxencias (Gipce), que atendió a la conductora del vehículo, además del Servizo de Urxencias Sanitarias de Galicia-061, los Bomberos y Protección Civil.