Kiosco

La Opinión de A Coruña

El acusado de apuñalar a los tíos de su exnovia en la ronda de Nelle acepta una pena de casi ocho años de prisión

El procesado depósito 15.000 euros y admitió los hechos a cambio de una rebaja en la petición de la Fiscalía, de 19 años de cárcel

El acusado de apuñalar a la tía de su expareja, ayer en el juicio. | // EFE

Un hombre acusado de haber apuñalado a la tía de su exnovia, a la pareja de esta y a un vecino de ambos en la ronda de Nelle a la altura de A Falperra aceptó ayer siete años y nueve meses de prisión y el abono de 22.000 euros de indemnizaciones.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña acogió el juicio contra este varón por unos hechos ocurridos el 19 de abril de 2021 en el número 12 de la ronda de Nelle. El informe de la acusación pública señalaba que el joven culpaba a su tía de la reciente ruptura con su novia, por lo que se hizo pasar por un repartidor para que le abriera las puertas del portal y la vivienda.

Ataviado con una capucha, una braga y una mascarilla, entró en el domicilio solicitando una firma para la supuesta entrega que iba a realizar y en ese momento sacó un cuchillo que hizo gritar a la mujer, por lo que le tapó la boca con la mano y comenzó a forcejear con ella y con su marido.

Al herir con el arma a la mujer en un costado, esta cayó sobre la puerta de cristal de la cocina y la rompió, mientras que el hombre cayó al suelo con el agresor y recibió una cuchillada en un brazo. La tía logró quitar la capucha al acusado y, al comprobar su identidad, le advirtió que tendría que matar a ambos para librarse de ser perseguido.

El matrimonio, según la Fiscalía, consiguió abrir la puerta y eso permitió que el vecino del piso de enfrente, de ochenta años, les ayudara, para lo que agarró del brazo al joven, que le causó un corte leve en una pierna. La mujer intentó huir en el ascensor, pero el acusado la acorraló y le dijo que la agresión estaba motivada por el rechazo de su sobrina y que le habían “arruinado la vida”. Al abrir la puerta del ascensor una vecina, salió y se dirigió al rellano del último piso, donde amenazó con lanzarse por la ventana para no ser detenido. Tras tres horas de conversación con un negociador de la Policía Nacional, se entregó. La Fiscalía veía inicialmente dos delitos de homicidio en grado de tentativa con agravante de disfraz y otro de lesiones, con una suma de 19 años y tres meses de prisión.

Sin embargo, el procesado depósito 15.000 euros y aceptó los hechos a cambio de una rebaja en la petición que realizaba la Fiscalía: “Qué remedio queda. Es lo que hay”, dijo al tribunal.

El Ministerio Público rebajó su petición a siete años y nueve meses de prisión al considerar que fueron tres delitos de lesiones agravadas, dos con agravante de disfraz —los que veía como homicidios en grado de tentativa—, y en los tres concurre la atenuante de reparación del daño. La Fiscalía añadió a esta propuesta la prohibición de aproximación con las víctimas durante cinco años y la necesidad de que el procesado abone otros 7.000 euros como indemnización antes del 20 de julio, cuando se cerrará de forma definitiva el acuerdo.

Compartir el artículo

stats