Kiosco

La Opinión de A Coruña

La Cofradía siembra 30.000 crías de erizo en O Portiño, un banco esquilmado por furtivos

Realizarán otra siembra de 40.000 ejemplares más adelante para estudiar cuál es la mejor época para favorecer la reproducción y realizarán un seguimiento de su evolución

Participantes en las tareas de siembra de erizo, en O Portiño. // CEDIDA POR LA COFRADÍA DE PESCADORES A CORUÑA

La Cofradía de A Coruña participa en un proyecto en colaboración con la Universidade de Coruña y la Xunta para intentar recuperar bancos marisqueros que han perdido su fertilidad. Durante este miércoles, los trabajadores sembraron 30.000 crías de erizo en la zona de O Portiño. Es, según explicó a este diario, el presidente de la bajura de la cofradía, Joaquín San Miguel, la primera de las dos actuaciones que realizarán en este enclave, ya que, “más adelante”, echarán 40.000 crías más. Para esta nueva incursión no hay fecha todavía. “Dependemos del tiempo. Tiene que ser un día que haga bueno, con calor, para que no se estresen los ejemplares, porque se pueden morir”, comentó San Miguel.

Crías de erizo.

Crías de erizo. CEDIDA POR LA COFRADÍA

La Cofradía lleva cuatro años intentado recuperar bancos que, en su día fueron fértiles y que ya no lo son, como el de la Torre de Hércules, afectado por el accidente del Mar Egeo, el de Suevos, o este de O Portiño, víctima del furtivismo.

Labores de siembre de las crías de erizo. // CEDIDA POR LA COFRADÍA DE A CORUÑA

Las crías de erizo que pusieron en el mar tardarán en crecer hasta la medida de ser comestibles entre tres y cuatro años. El objetivo de este proyecto es repoblar la zona para que vuelva a ser un banco de marisqueo y también estudiar cuáles son las mejores condiciones para realizar la siembra, para que los ejemplares se reproduzcan más y mejor. Calcularán, además, la mortalidad de las crías e intentarán, en colaboración con la Policía Autonómica y con la Guardia Civil, que las crías puedan llegar a desarrollarse sin que los furtivos se las lleven. “De las primeras siembras que hicimos todavía no recogimos nada”, relataba San Miguel, ya que las crías necesitan varios años para alcanzar el tamaño mínimo de extracción.

Actualmente, son doce las personas que se dedican al marisqueo de erizo en la Cofradía de A Coruña. San Miguel comentó que, si los bancos estuviesen recuperados, habría espacio para más embarcaciones y, por lo tanto, para más puestos de trabajo, aunque, por ahora, no han calculado cuántos.

“Llegamos a contar cuarenta furtivos en la zona, los hay de todo tipo, de los que viven en el poblado y se llevaban unos erizos hasta los que llamamos profesionales, que tienen su embarcación y que no respetan nada, ni tamaños, ni cupos y que no dan parte a la Xunta de las capturas, como hacemos nosotros”, relató San Miguel, que apuntó, además, a que todos los ejemplares que sembraron este miércoles eran del mismo tamaño y que, cuantas más crías haya en el mar, más se reproducen los erizos.

Los mariscadores con deudas podrán optar a las ayudas de la ría si acuerdan un plan de pagos

Los mariscadores afectados por el cierre de actividad en la ría de O Burgo para ejecutar las obras de dragado del estuario podrán optar a las ayudas aprobadas por el Estado a pesar de que actualmente tengan deudas con la Seguridad Social o con Hacienda, siempre y cuando establezcan un plan de pagos fraccionado. Y es que, en la reunión que mantuvieron los mariscadores este miércoles con la subdelegada del Gobierno, María Rivas, los afectados le plantearon este problema, ya que algunos de los posibles beneficiarios incurrieron en deudas al no haber percibido los ingresos comprometidos en febrero, cuando se iniciaron las obras de saneamiento. La solución que les plantearon fue la de acordar un plan de pagos con la Administración. “Fue un alivio, porque nadie tiene deudas por gusto y era injusto que estos compañeros no pudiesen optar a las ayudas”, comentó el portavoz de los mariscadores, Manuel Baldomir. La cofradía tiene ahora que enviar la información necesaria a la Consellería do Mar para que pueda realizar la facturación de las ayudas y, de ahí, que la documentación vaya al Ministerio para la Transición Ecológica, que será quien abone las compensaciones. Cuenta con 3,6 millones hasta 2024 para este fin.

Compartir el artículo

stats