Kiosco

La Opinión de A Coruña

Hostelería y comercio, reacios al plan de ahorro energético: “Hay que cambiar la forma de consumir”

Proponen instalar luces led en vez de apagar los escaparates de noche, como indica la norma, ya que creen que puede aumentar la inseguridad, y recuerdan que la calefacción y el aire se utilizan “por la comodidad del cliente”

El chef Sergio Musso posa en las cocinas de su restaurante, Eclectic. C. P.

Comercios, restaurantes, grandes almacenes, cines, hoteles o edificios públicos tendrán que adaptarse al nuevo plan de ahorro energético aprobado por el Consejo de Ministros, vigente hasta noviembre de 2023, para reducir el consumo, aunque no todos están de acuerdo con las medidas. “Hay que cambiar la forma de consumir, buscar medios de ahorro de energía, pero no evitarlo. Eso no tiene sentido”, expone el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa, José Luis Boado, que critica que los escaparates tengan que apagarse a las 22.00 horas. Hay más medidas de contención energética: limitar a 27 grados el uso del aire acondicionado en verano y a 19 grados la calefacción en invierno. Los establecimientos deberán mantengan sus puertas cerradas para evitar que el frío y el calor se escapen y también las calderas se revisarán con más frecuencia para detectar ineficiencias.

Lámparas expuestas en una tienda de la Ciudad Vieja. | // CARLOS PARDELLAS

A los restaurantes, preocupados ya por el incremento de los precios de la energía y las materias primas, les afectan, sobre todo, las limitaciones en el uso de la calefacción y el aire condicionado. “Si lo ponemos, es por la comodidad del cliente”, detalla el chef Sergio Musso, que asegura que en su local, Eclectic, la experiencia “dura entre 2 y 3 horas y, aunque no hace mucho calor, es necesario tener el aire”. Apunta, no obstante, que intentarán “tomar conciencia para reducir el consumo”, pero también entienden que, en general, va a ser algo “difícil de controlar”. Musso, que insiste en que el cliente “quiere estar cómodo y bien”, opina que estas medidas también pueden “afectar al turismo”.

El frío y el calor no se limitarán al aire acondicionado. Los locales climatizados tiene que tener un sistema de cerrado de puertas que deberán instalar antes del 30 de septiembre. La revisión de calderas e instalaciones eléctricas se tiene que hacer antes del 1 de diciembre en aquellos casos en los que la última revisión se haya realizado antes de 2021. “El pequeño comercio ya cierra las puertas en invierno para evitar el frío. Las cosas hay que hacerlas con sentido. Habría que dar facilidades a los establecimientos para ahorrar energía”, explica Boado, que propone “mejorar la iluminación y ofrecer asesoramiento sobre cómo hacerlo”. Además, insiste en que este tipo de medidas “tienen que consensuarse con los agentes a los que afecta”.

Los comerciantes también están preocupados por si el apagón de los escaparates a las diez de la noche hará que las calles sean menos atractivas. “Así vamos a perder la vida que se genera en los barrios. Apagar las luces es perder la seguridad”, argumenta el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa, que defiende que ese problema se puede solucionar “con la instalación de luces LED, que consumen menos, o bajando la intensidad de la iluminación”.

En la tienda Tierra de Fuego, en la Ciudad Vieja, ya empezaron a tomar medidas hace tiempo, pero para reducir el gasto en la factura. “Tenemos temporizadores para apagar las bombillas al mediodía y de noche y luces led”, comenta el propietario, Adolfo López, que apunta, no obstante, que “el consumo es mínimo” y que “es más importante limitar el uso en grandes edificios o centros comerciales”, no en el pequeño comercio.

Concello y Diputación

Las administraciones también tendrán que aportar su granito de arena en este proceso de ahorro energético. Las fachadas de los edificios públicos tampoco podrán estar iluminadas desde las 22.00 horas y, como otros establecimientos, deberán seguir las limitaciones de la calefacción y el aire acondicionado.

Fuentes de la Diputación apuntan que la entidad lleva tiempo “promoviendo el ahorro y la eficiencia energética”. Además, se han firmado convenios con diferentes ayuntamientos para tomar medidas, como la “sustitución de luces antiguas por alumbrados led, tanto en la vía pública como en edificios”. Ante el anuncio del Gobierno central, la Diputación respetará “todas las medidas” que le afecten.

El Concello, por su parte, está elaborando una instrucción para cumplir con el plan de choque de ahorro y gestión energética en climatización para limitar la temperatura del aire en los edificios públicos y el apagado del alumbrado por la noche.

Compartir el artículo

stats