Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Concello rechaza el plan para Astilleros Valiña por superar los plazos e incumplir la normativa

La promotora denuncia la “mala fe” municipal y las “argucias dilatorias” para “bloquear” el estudio de detalle

Solar de los desaparecidos Astilleros Valiña, desde uno de los diques que lo limitan. Carlos Pardellas

La denegación del estudio de detalle presentado por la inmobiliaria Landcompany 2020 para el solar de los antiguos Astilleros Valiña, acordada ayer por la Junta de Gobierno Local, se fundamenta en la superación del plazo fijado para la puesta en marcha del proyecto, el incumplimiento de la normativa urbanística y la falta de justificación del cumplimiento de disposiciones legales estatales, autonómicas y municipales.

Así figura en la respuesta a las alegaciones presentadas por la empresa, perteneciente al grupo Santander, a los informes negativos emitidos por el Concello el pasado mes de abril sobre el documento presentado, en el que se plantea la construcción de 120 viviendas distribuidas en cuatro edificios situados al borde del mar y junto a la playa de Oza. El Gobierno local recuerda que tras la modificación de este polígono del plan general en 2008, existía un plazo de un año para iniciar la tramitación urbanística que se superó ampliamente.

Landcompany 2020 alega que compró el terreno hace dos años y que durante los meses siguientes mantuvo varios contactos con el Gobierno municipal, que en noviembre de ese año decidió suspender la concesión de licencias para modificar la ordenación urbanística en el borde de la ría, por lo que la empresa denuncia “la mala fe que desde el inicio ha presidido el actuar municipal”.

El Concello contesta a esta alegación manifestando que adquirir la parcela después de que se superase el plazo para iniciar el polígono “puede integrarse en el denominado riesgo empresarial”, para lo que recuerda que una sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia sobre un caso similar en Porto do Son también expresa esta consideración.

La promotora solicitaba además que el estudio de detalle fuese aprobado mediante el silencio administrativo positivo al no haber contestado el Concello antes de tres meses a su solicitud de julio de 2021 para que se reanudase su tramitación, a lo que añadió que el pasado diciembre también se sobrepasó el plazo de la suspensión cautelar de licencias durante un año para el entorno de la ría.

Landcompany 2020 afirmaba que “las deficiencias que puedan ser corregidas a lo largo del procedimiento, en ningún caso pueden impedir la aprobación inicial, puesto que esta resolución es un acto de trámite que prepara la resolución final”. Las objeciones planteadas por el Concello al estudio de detalle fueron calificadas de “argucias dilatorias o de bloqueo de la tramitación del estudio de detalle” que pretenderían prolongar la suspensión de licencias y “ganar tiempo” mientras se consigue la aprobación de la nueva ordenación urbanística para esta zona.

Frente a esta argumentación, el Gobierno local responde que el estudio de detalle para Astilleros Valiña no justifica que los edificios proyectados no produzcan “efecto de apantallamiento sobre la cuenca visual ni tampoco desde la perspectiva desde el mar”. También señala que se plantea un cambio en el número de plantas de los edificios que es contrario a la modificación del plan general de 2008 y añade que en la memoria del estudio de detalle y en sus planos no se especifican las superficies de las parcelas libres ni de las que estarían ocupadas por edificaciones.

Para el Concello, la propuesta incumple también la normativa al defender una nueva delimitación de los polígonos urbanísticos de la zona, ya que recuerda que esta posibilidad solo se acepta cuando se produce dentro de una misma área de reparto y sin afectar a sus límites exteriores.

Otros defectos apreciados en el documento son la inexistencia de justificación del cumplimiento de la Ley del Cambio Climático y Transición Energética, así como de su adaptación al principio de igualdad de trato y oportunidades y la ausencia de la perspectiva demográfica en la documentación del estudio de detalle.

Frente a los informes negativos emitidos por los técnicos municipales, la promotora alegó que “no existen vulneraciones manifiestas y flagrantes de concreta normativa urbanística o de planeamiento superior” y que los dictámenes efectuados son “recomendaciones o consideraciones que se han respetado”, y en todo caso, “susceptibles de corrección, modificación o matización en la tramitación posterior”, a lo que añadió que se trata de “formulaciones genéricas y difusas de supuestos incumplimientos sin anclaje jurídico concreto”.

La respuesta municipal es que el estudio de detalle incumple o no justifica su adaptación a las Directrices de Ordenación do Territorio, el Plan de Ordenación do Litoral de Galicia, el Catálogo e Directrices da Ordenación das Paisaxes, el Plan Básico Autonómico, las afecciones de costas y las aeronáuticas, la Lei de Ruídos, la normativa de accesibilidad, las afecciones de la refinería, la normativa para garantizar la posible intervención de los bomberos y la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Compartir el artículo

stats