Kiosco

La Opinión de A Coruña

Los bomberos extinguen el incendio del Castro de Elviña tras 24 horas de trabajo

El fuego arrasó seis hectáreas de monte bajo pero no afectó a viviendas ni al yacimiento arqueológico E Los vecinos del entorno denuncian la presencia de maleza en el monte

4

Continúan los trabajos de control en el incendio declarado en Elviña Carlos Pardellas

Los bomberos municipales y los brigadistas forestales de la Xunta consiguieron apagar totalmente el fuego de la zona del Castro de Elviña en torno a las 19.30 horas de ayer, veinticuatro horas después de su inicio. Los operarios de la administración gallega vigilaron el lugar hasta la caída de la noche, momento en que patrullas de los bomberos empezaron a hacer recorridos para comprobar que las llamas no se reavivaban. La superficie arrasada se calcula en torno a las seis hectáreas, ya que durante la jornada de ayer no aumentó el terreno afectado y los operarios se limitaron a evitar que el fuego se reactivase, especialmente por la tarde, cuando el viento se intensificó.

Fuentes municipales indicaron que el incendio se originó en las proximidades de la Facultad de Ciencias de la Educación y que se extendió hacia Mesoiro, aunque también se dirigió hacia el Castro de Elviña y A Zapateira, pero no llegó a alcanzarlos gracias a la labor de los equipos de extinción. El director de Seguridad del Concello, Carlos García Touriñán, confirmó que se trata del incendio más importante en el municipio en lo que va de año, ya que el ocurrido en Vío solo afectó a una hectárea.

El fuego no puso en peligro ninguna vivienda a lo largo de todo el tiempo que estuvo activo, ya que la orientación del viento y la rápida intervención de los equipos de extinción lo impidieron. El mayor peligro lo supuso la proximidad de las llamas a la ladera del monte de A Zapateira, ya que si llegase a extenderse hacia la parte superior del mismo habría que haber evacuado las viviendas existentes en ese lugar.

Luis Gómez, presidente de la asociación de vecinos Elviña-Castro, explicó que durante la noche anterior hubo “preocupación porque el viento siempre puede cambiar, pero no había miedo porque el fuego avanzara hacia las casas” y añadió que desde el núcleo se divisaban las llamas, aunque se encontraban al otro lado del monte.

Gómez señaló que en la zona “hay parcelas limpias y otras que no, por lo que el monte no está completamente limpio” y destacó que los desbroces que realiza la Administración “cada vez se retrasan más”, ya que la empresa que limpia los caminos municipales “empezó a hacerlo casi en agosto y la Xunta cada vez tarda más en limpiar, por lo que hay preocupación”.

Sobre la dificultad de extinguir el incendio, comentó que en ese monte no hay acceso para vehículos, ya que solo hay caminos para personas y que algunos de ellos están cortados por las carreteras construidas en los últimos años, aunque destacó que la tercera ronda actuó de cortafuegos.

Javier Hurtado, presidente de la asociación de vecinos de Mesoiro-Vío, fue una de las personas que llamó al 112 cuando se inició el fuego, al que definió como “un infierno de llamas” cuando lo divisó desde su barrio. En su opinión, el fuego fue provocado porque en el último mes y medio ha habido otros junto al aserradero de Mesoiro, en Vío, detrás de la iglesia del barrio, junto al colegio de Feáns, los contenedores de la Universidade y en la calle Terreo. “En la calle Huerto denunciamos la invasión de maleza desde 2019 porque sube por los muros de las casas”, se lamenta, ya que considera que el Concello hace “oídos sordos” a las protestas de los vecinos.

El grupo municipal de Marea Atlántica reclamó ayer al Gobierno local y a la Xunta que aumenten el desbroce de la vegetación en los caminos públicos y en las cercanías de las viviendas y lugares de especial valor, como recoge el Plan Municipal de Prevención de Incendios. La formación recuerda que este fuego amenazó el Castro de Elviña y que la asociación de vecinos de Eirís denunció la falta de limpieza de la maleza en los barrios rurales del municipio y en las proximidades de las viviendas.

Compartir el artículo

stats