Kiosco

La Opinión de A Coruña

El dragado de lodos de la ría empezará en septiembre y se almacenarán en Culleredo

Los 16.000 metros cúbicos de arena que se aportarán a Santa Cristina ampliarán la playa 250 metros | La draga no pudo funcionar estos días porque había olas de más de medio metro

El jefe de Demarcación de Costas, Rafael Eimil, explica las obras de la ría. | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

El dragado de los lodos de la ría de O Burgo comenzará en septiembre, según adelantó ayer el jefe de la Demarcación de Costas en A Coruña, Rafael Eimil, que participó en una visita institucional a las obras de regeneración del estuario, que están en su fase inicial, con la preparación de los dos recintos estancos en los que se confinarán los residuos contaminantes en la parte de Culleredo y, también, con la canalización del río que se utilizará para bombear estos materiales. Según las previsiones de Demarcación de Costas, este proceso estará terminado a finales de este mes.

En septiembre, cuando se pueda iniciar ya el dragado de los lodos, la actuación empezará por la parte más alta de la ría e irá hacia abajo, en dirección al puente de A Pasaxe. Al mismo tiempo que se realicen estas labores de retirada de lodos, incluso un poco después, entre mediados de octubre y principios de noviembre, según apuntó Eimil, se empezará a construir el recinto estanco de Oleiros, que permitirá ampliar el paseo que bordea la ría y en el que se confinará también material contaminante retirado del fondo del estuario.

Para poder llenar estos recipientes con los lodos es imprescindible hacer unas tareas previas no solo de construcción de los recintos sino también de impermeabilización para evitar que se produzcan fugas.

Actualmente también se está trabajando en la zona de Santa Cristina, para que la draga retire de la parte baja de la ría 16.000 metros cúbicos de arena que está aportando a la playa, en la zona de la antigua Casa Sara, con el objetivo de que el arenal cuente con “250 o 300 metros más”, según explicó Eimil. A pesar de que la draga está ya de forma estable en Santa Cristina, durante esta semana no ha podido funcionar los últimos dos días ya que es una embarcación preparada para operar en el interior de la ría, por lo que no puede trabajar con olas de más de medio metro, que fueron las que se registraron estos días.

Eimil apuntó, además, a que esta obra —adjudicada por 32,23 millones de euros con impuestos y 26 meses de ejecución a la unión temporal de empresas formada por Acciona Construcciones y Matías Arrom Bibiloni— “no se puede comparar con ninguna otra”, por su complejidad y por los obstáculos que presenta cada día.

“La draga se ha hecho expresamente para la ría, el software y también el posicionamiento, porque las patas eran muy grandes y no pasaba por debajo del puente de A Pasaxe. Tal y como va la obra, tenemos previsto cumplir los plazos y tenerla rematada a finales de 2023 o principios de 2024”, relató Eimil. Será entonces cuando se acabe toda la intervención, cuando se abran los espacios ganados a los lodos para el disfrute de los vecinos, ya que habrá zonas para la observación de aves y también nuevos tramos de paseo y de relación.

Las obras comenzaron el 11 de febrero con los trabajos previos al dragado, como la extracción del marisco para poder resembrar la cría en otro lugar y también, con la retirada de los plumachos en el sector I, en los terrenos de Cambre y Culleredo donde estaba la antigua fábrica de Bunge, y también con el trasplante de la zostera, la pradera marina que sirve de refugio y alimento para aves, peces y caracoles. “Está enraizando bien y las aves siguen viniendo, las mismas que venían años anteriores”, comentó Eimil, sobre este proceso, que generó un cambio en el proyecto inicial con el objetivo de salvaguardar este ecosistema.

El delegado del Gobierno, José Miñones, la subdelegada del Gobierno en A Coruña, María Rivas; la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey; los alcaldes de Culleredo, José Ramón Rioboo; Cambre, Óscar García Patiño, y Oleiros, Ángel García Seoane, participaron ayer en la visita institucional a las obras, la misma semana en la que el consejo de ministros aprobó la orden para desbloquear las ayudas a los mariscadores afectados por el dragado, ya que la actividad extractiva está prohibida en la zona por ser incompatible con la ejecución de las obras. Sobre cuándo podrán los mariscadores recibir el primer pago de las compensaciones, el delegado del Gobierno, José Miñones, comentó que están pendientes de que la Xunta envíe la documentación de los beneficiarios para que el Ministerio para la Transición Ecológica pueda proceder al abono de las cuantías, ya que ha realizado una reserva de 3,6 millones de euros para pagar estas compensaciones hasta 2024. En total, hay 78 profesionales pendientes de percibir estas ayudas.

Los representantes públicos, en sus intervenciones, solicitaron a los vecinos “paciencia” con las obras, ya que, durante más de un año tendrán que convivir con los ruidos y con las incomodidades que siempre ocasionan estas intervenciones.

El alcalde de Cambre, Óscar García Patiño, comentó que, antes de entrar en la política, como vecino, pensaba que nunca iba a ver en marcha las obras del saneamiento de la ría, ya que, si bien era un tema recurrente en las elecciones, nunca se producían avances significativos.

Sobre la incomodidad de las obras, Inés Rey, precisó que más incómodo es “estar veinte años pidiendo que se hagan” estos trabajos, y tanto Ángel García Seoane recordó que ya en 1979, cuando entró en el Concello, pedía el saneamiento de la ría, por lo que, ahora, insta a la constructora a que cumpla todos los plazos, también el José Ramón Rioboo se mostró satisfecho de que los trabajos avancen y que, pronto, lleguen a los concellos limítrofes, ya que la actuación conseguirá regenerar todo el entorno del estuario.

Compartir el artículo

stats