Kiosco

La Opinión de A Coruña

Cantante, en concierto este martes en la plaza de María Pita

Ana Torroja: “A Coruña es un talismán para mí desde aquel concierto del 89”

“Trabajé para que no hubiera una Ana Torroja de Mecano y una Ana Torroja en solitario sino las dos cosas juntas”

La artista Ana Torroja. | // L. O. MARIO RUIZ

“Renovarse o morir”. Ana Torroja lo tiene claro y tras más de 30 años sobre los escenarios todavía destila ilusión. Necesita, como ella misma dice, “seguir haciendo cosas”, conectar con el público y visitar un pasado, el de Mecano, que todavía le da muchas alegrías. Descarta un reencuentro del grupo, pero promete a todo aquel que acuda a sus conciertos que podrá escuchar —y cantar, claro— las míticas canciones que sonaban en los 80. Este martes actúa en la plaza de María Pita, dentro del cartel de unas fiestas que le traen muy buenos recuerdos.

Volver es el nombre de la gira con el que regresa a A Coruña. Volver a cantar, a bailar y a saltar sin restricciones. ¿Cómo está siendo?

Un regalo. El año pasado empezamos a hacer conciertos en vivo, que se echaban muchísimo de menos, pero este año podemos ver las caras de la gente, bailar, cantar, gritar, expresarse... Estoy muy contenta de volver a España con esta gira y mucho más contenta de estar en A Coruña, un lugar que es casi un talismán para mí desde aquel concierto en el 89.

¿Lo recuerda bien?

Sí, fue increíble. No recordaba exactamente la fecha, pero sí aquel concierto mítico. Había tanta gente... Fue impresionante ver aquel mar de personas disfrutando. Espero que también vengan muchos a este concierto. Realmente van a vivir una experiencia diferente, pero son esas canciones, la banda sonora de sus vidas. Es hacer un catarsis, disfrutar y salir con resaca de felicidad. Hay gente que me escribe al día siguiente y me dice “sigo con una sonrisa de oreja y oreja”. Es muy disfrutable tanto para ellos como para nosotros.

¿Es también la banda sonora de las nuevas generaciones?

Sí. En los conciertos veo desde la abuela a la niña de siete u ocho años. Algunos, incluso, vienen con niños más pequeños. Me encanta ver a tantas generaciones juntas y unidas por mi música. Eso es algo que nunca imaginé que ocurriría. Llevar más de 40 años en los escenarios y seguir cantando canciones que nacieron entonces, hace tanto tiempo, y unirlas a canciones de la actualidad, y que se ensamblen tan bien, que no se sepa cuál es cuál, para mí eso es el éxito. He trabajado para eso siempre, para que hubiera una unificación, que no hubiera una Ana Torroja de Mecano y una Ana Torroja en solitario sino las dos cosas juntas y lo he conseguido.

¿En algún momento le ha costado revisitar aquel pasado o cantar algunas canciones de Mecano?

No porque nunca las he dejado. Desde que Mecano se separó, las canciones de aquella época siempre han venido conmigo a todos los conciertos. Se heredan de generación a generación y la gente las quiere seguir escuchando. Están igual de vivas hoy. Lo único que hago de vez en cuando es revisitarlas musicalmente, les cambio un poco el vestido sin que pierdan su esencia. Ahora las he traído más al mundo electrónico del 2022, suenan increíble. Pero las canciones siguen siendo las que eran.

¿Le choca que todavía le pregunten si habrá reencuentro de Mecano?

Siempre me van a seguir preguntando si hay la posibilidad de algún encuentro. Hoy por hoy no la hay. No me gusta ser aguafiestas, pero yo creo que no lo va a haber. Si quieren escuchar canciones de aquella época, que vengan a la plaza de María Pita, que no se van a arrepentir.

¿También forman parte de su repertorio los temas de su último disco, Mil razones?

Sí. La lista de canciones de un concierto se va transformando. A veces dejo descansar algunas, recupero otras... Pero hay muchas que son emblemáticas y no puedo ni quiero dejar de cantarlas. El concierto está formado por esas canciones de Mecano, mis éxitos en solitario y también de Mil razones. Como he traído todo lo demás al mundo de Mil razones y uno no sabe si la canción es de ahora o es de antes. Para mí eso es lo mejor que puede pasar.

¿Diría que se ha reencontrado con la electrónica?

Sí. He tocado varios palos musicalmente hablando, porque no me gusta repetirme, siempre trato de aventurarme en cosas nuevas y diferentes, pero hacia mucho que no hacía música electrónica. Yo nací con esa música de los años 80. Ahora quise hacer música electrónica del siglo XXI de la mano de gente tan increíble como El Guincho, Alizzz o Henry Saiz, gente que para mí son el presente y el futuro de la música. Me han enseñado que no hay límites en la creatividad. Son aventureros, arriesgados, osados. Yo también lo soy, pero ellos tienen un añadido más, que es no tener prejuicios, y eso te da libertad a la hora de crear y hacer música.

¿Pero usted o Mecano tuvieron prejuicios?

Realmente no, pero muchas veces piensas “no sé si esto me va a venir bien”. Ha habido algún momento en el que he dudado de si lo que estaba haciendo iba a salir bien una vez que dejara de pertenecerme. Pero me di cuenta hace mucho tiempo que tengo que hacer lo que siento y lo que crea que debo hacer, porque luego lo tengo que defender y si no me lo creo, no puedo defenderlo. Así que todo lo que he hecho, con mayor o menor éxito, lo he hecho cien por cien convencida.

Compartir el artículo

stats