Kiosco

La Opinión de A Coruña

Vuelve la Batalla Naval de A Coruña: unos fuegos diseñados por ordenador

Después de tres años, regresan al paseo marítimo el domingo a las 23.30 horas con nueva tecnología en los cañones para ofrecer más espectacularidad

Operarios, el sábado en las Esclavas, preparan una de las zonas de disparo para la Batalla Naval. Arcay/Roller Agencia

La ensenada de Riazor y Orzán se engalana este domingo por la mañana para recuperar la Batalla Naval después de dos veranos de ausencia por la pandemia. El espectáculo pirotécnico comienza a las 23.30 horas y contará con novedades con respecto a su última edición, en 2019. La empresa que organiza estos fuegos artificiales, Pirotecnia Rocha-Areas, dispondrá de nuevo material tecnológico para ejecutar los disparos. Las máquinas, más modernas, les permitirán hacer “un castillo digitalizado” y controlado por ordenador. Con el nuevo equipo conseguirán disparar de forma individual los artificios. “Este sistema nos da más juego para el diseño de los fuegos. Con él podemos plasmar lo que queremos” cuenta el gerente, Rafael Castro.

La Batalla Naval se ejecutará desde dos zonas de disparo, una en cada extremo de la ensenada. El punto principal se situará en las Esclavas. Allí se dispondrá la mayor parte de la pirotecnia que surcará el cielo coruñés. El otro estará situado en la Finca de los Mariño. “Aquí lanzaremos volcanes, cometas, candelas y torbellinos”, señalan los artificieros. “Cada artificio es disparado con un inflamador, lo que nos permite hacer formas progresivas”, añaden. Esta evolución del equipamiento se va a traducir es formas más llamativas en el cielo para los espectadores. “Se verán caras sonrientes, corazones, estrellas y espirales”, ejemplifica el gestor de Pirotecnia Rocha-Areas. Además de las sorpresas y las ventajas de la nueva tecnología, con la que han realizado ya simulaciones de disparo por ordenador, el gerente comenta que su fuegos favoritos son los sauces a perla blanca. “Los dispararemos en carcasa aérea, volcán y monotiro”, precisa.

En los veinte minutos que durará el espectáculo lanzarán con 734 kilos de material de artificio 8.000 unidades pirotécnicas en las Esclavas; y 4.000 desde la finca de los Mariño. “El 75% es de fabricación nacional porque la calidad del producto es mucho mejor que la de fuera. Se nota, sobre todo, en el artificio y los colores”, explican desde Pirotecnia Rocha-Areas.

El regreso de la Batalla Naval pone fin a casi tres años sin luces sobre las aguas coruñesas. También suponen un empujón vital para las empresas de este sector, para las que los últimos dos años fueron muy difíciles”. “Hemos intentado sobrevivir como autónomos y con empleados en ERTE”, cuenta Rafael Castro. En la empresa celebraron el regreso a la normalidad en las festividades. Castro indica que “en estos años no se hicieron fiestas. Y las que sí se celebraban, no querían fuegos artificiales para evitar las aglomeraciones de gente”, relata.

La suspensión de los fuegos estos años fue un problema para los negocios del sector, pero también para los municipios. “Para muchos ayuntamientos, este es el espectáculo más rentable porque es el más económico y el que más público congrega”, apunta Rafael Castro. Los disparos durarán veinte minutos, pero el impacto en el ocio y en los establecimientos a lo largo del paseo marítimo será de varias horas antes.

Hay, no obstante, quien rechaza estos espectáculos por el exceso de ruido. La edil no adscrita Isabel Faraldo, de Podemos, se ha quejado por la pirotecnia de la Batalla Naval, al considerar que es perjudicial para colectivos vulnerables como mayores, bebés y personas con trastorno de espectro autista, por lo que pide medidas de sensibilización.

Compartir el artículo

stats