Kiosco

La Opinión de A Coruña

La espera en el servicio de recogida de voluminosos aumenta hasta las tres semanas

Los vecinos pueden acudir a los puntos limpios, pero deben esperar 22 días para depositar muebles en la vía pública

Un colchón, en un contenedor de O Castrillón, ayer. | // VÍCTOR ECHAVE

22 días. Ese es el tiempo que tiene que esperar un vecino si quiere depositar en el contenedor de la calle muebles o enseres de gran tamaño. El servicio de recogida continúa colapsado. Hace unos días, el 010 avisaba a los usuarios que llamaban por este motivo de que no podrían dejar los objetos en la vía pública hasta dos semanas después. El plazo sigue aumentando conforme pasan las semanas y, por el momento, no hay solución.

La concesionaria encargada del servicio, PreZero, consultada por este diario, no ha explicado a qué se debe el retraso. El Sindicato de Trabajadores de la Limpieza, por su parte, se remitió a un comunicado que prevé emitir hoy. El Concello atribuyó a principios de mes la demora a la huelga de marzo, asegurando que el servicio no se ha normalizado. El número de peticiones que se atienden diariamente se ha reducido, según fuentes municipales. Entonces, la espera era de quince días. Ahora es ya de 22.

Los vecinos tienen la opción de llevar los muebles a los puntos limpios, pero lo cierto es que muchos no se desplazan y no esperan los plazos que se les ofrecen, así que los enseres se pueden ver durante días junto a los contenedores. Un vecino de O Castrillón explicaba ayer que hay un colchón que lleva casi dos semanas en la basura. En Pérez Cepeda, un sofá ocupaba parte de la acera, mientras que en la avenida de Rubine alguien depositó una butaca dentro del contenedor.

Para los más cívicos, hay dos puntos limpios en la ciudad: en Eirís y en Os Rosales. También existe el punto móvil que se va instalando por diferentes barrios —las fechas y localizaciones se pueden consultar en la web del Concello—, pero en este no se pueden depositar muebles, es solo para objetos de menor tamaño como baterías, móviles o pequeños electrodomésticos.

Esta situación solo genera que se acumule basura en la calle, cuando el servicio de recogida y la asistencia del 010 pretende evitarlo. Sobre todo en verano, que la ciudad se llena de turistas. En ocasiones, además, estos muebles se desplazan y ocupan parte de la acera o de la calzada, impidiendo el paso. ¿Qué causará tal retraso? ¿Falta de personal? ¿Menos vehículos especializados para este tipo de recogida? ¿Más mudanzas en agosto? Por ahora, muchas dudas, pocas respuestas y muchos días que esperar si alguien se quiere deshacer de algo rápidamente.

Compartir el artículo

stats