El colegio Santo Domingo está de luto por el fallecimiento del padre Zabalza, que ha muerto a los 81 años. El sacerdote fue profesor del centro escolar durante más de 50 años, tiempo en el que dejó una huella imborrable no solo en la comunidad educativa sino en muchas familias de alumnos. En redes sociales, tanto el colegio como algunos de los que fueron sus estudiantes compartieron fotografías suyas junto a cariñosos mensajes. “Difícil expresar en unas líneas la huella que su presencia ha dejado en todos los que hemos tenido la suerte de conocer su entusiasmo y alegría ante la vida”, escribieron en el Instagram del centro.

El padre Zabalza falleció en Pamplona. Sus restos serán trasladado a A Coruña para realizar una misa, este jueves, en la iglesia de Santo Domingo a las 12.00 horas.

Uno de los profesores del centro, Tomás Ruiz, cuenta que el sacerdote “era muy querido en el colegio y también en la ciudad”. “Se preocupaba por la felicidad de los demás. Siempre respetaba la ideología de todos y estaba abierto a escuchar a todo el mundo. Era muy buena persona”, comenta Ruiz, que lo conoció cuando tenía 6 años, en 1973, cuando él entró como alumno a Santo Domingo. La vida les llevó a compartir muchos momentos. “Fue tutor mío y después, como yo empecé como profesor, compañero. Me casó y bautizó a mi hija. Era un gran amigo”, añade.

El docente cuenta que el padre Zabalza “siempre estaba dispuesto a ayudar” y “disfrutaba mucho del contacto con la gente, de hablar”.

Muchos lo recordarán tomando su café de la mañana en el Momos, frente al colegio, o contagiando su entusiasmo por la fiesta del San Fermín. “El día del chupinazo nos invitaba a los amigos y compañeros a comer chistorra y nos poníamos el pañuelo”, recuerda Tomás Ruiz, quien resume que era “un hombre que hacía feliz a la gente”.