El concierto de Manu Chao despedirá esta noche las fiestas de María Pita, lo hará con un concierto con todas las entradas vendidas y con personas que se quedarán con las ganas de escucharle en directo, porque el Concello sacó a la venta inicialmente 2.000 entradas que duraron media hora en la web. Hace unos días consiguió ampliar el aforo y poner a disposición de los fans otras mil más que, como las anteriores, se agotaron en unos treinta minutos. El artista incluyó A Coruña en una gira acústica, que le ha llevado la semana pasada a Cambados y que le llevará a Vilalba en unos días, el 2 de septiembre.

A pesar de que el concierto sea acústico y en formato trío, ya que le acompañan Lucky Salvador a la guitarra y Miguel Rumbao en la percusión, la idea de Manu Chao es la misma de siempre, la de hacer una fiesta en la que participe todo el mundo, la de cantar sus canciones más conocidas, incluso las de su época en Mano Negra, y también la de hablar con el público de cuáles son los temas que le ocupan y le preocupan actualmente, como las guerras en Siria, Yemen, Ucrania o Palestina.

Será un concierto para reivindicar la alegría, porque eso es lo que hace siempre Manu Chao, incluso en el coronavirus, cuando cantaba en su casa y compartía los vídeos en redes sociales y como lo había hecho ya en 2008, ante 7.000 personas en el Coliseum, en la que fue su actuación con más aforo de aquella gira.

Falta esperar que, entre éxito y éxito, Manu Chao cante fuerte el Me gusta La Coruña, me gustas tú, para poder dar por finalizadas las fiestas a gusto.