El Concello de A Coruña concluyó la reurbanización de la calle Cortaduría, en la que invirtió casi 250.000 euros a través de los fondos europeos Eidus. La obra consistió en la instalación de nuevas losas de piedra y en la retirada de las franjas que contenían cantos rodados, aunque se mantuvieron los dibujos que existían sobre esa parte del pavimento. El proyecto incluyó además la mejora del abastecimiento de agua mediante la sustitución de las tuberías, así como del sistema de saneamiento. También se soterraron los cables del alumbrado público y del suministro eléctrico y se instalaron canalizaciones telefónicas y de gas natural.