Kiosco

La Opinión de A Coruña

De la Marina a Torreiro: la fiesta en A Coruña empieza en lo nuevo

Las últimas aperturas de locales de copas cambian la rutina de inicio de la noche y proponen nuevos ambientes en zonas próximas a Palexco

Responsables de La intrusa, Aitor y Lucas. | // C. P.

Todo es cuestión de modas. También salir de fiesta. A Coruña propone un sinfín de planes a los que quieran disfrutar de su noche: Monte Alto, Riazor, Orzán, Ciudad Vieja o la zona de Palexco. Todos tienen su público y sus atractivos, pero nadie puede negar que la apertura de nuevos locales atrae a los consumidores. Es lo que está pasando en la calle Real, Torreiro y la Marina, donde en los últimos meses han aparecido propuestas que cambian el inicio de la noche y generan nuevos ambientes. “Queremos que esta sea la zona de la primera copa y así ha pasado este verano”, comenta Aitor Neira, que abrió La intrusa en Torreiro junto a Lucas Álvarez. “Esta calle está volviendo a resurgir”, apunta.

Un grupo de amigos toma una copa en la Marina. | // CARLOS PARDELLAS

Lo mismo le ocurre a la calle Real, que ha estrenado sitios como Tre Parole o Buenasuegra, donde se ha instaurado lo de hacer afterwork, ese tomar algo después de trabajar. Cualquier excusa es buena para pasarlo bien. Pero, ¿hay gente para todos? “Cada local tiene su público. Cuantos más, mejor, ese es el pensamiento”, expone el responsable de La Mansión, en la Marina, Alberto Boquete, que analiza que “esta es una zona a la que pueda venir todo tipo de gente y que cada uno encuentre su espacio”. “Que haya muchas opciones es bueno, se nota movimiento”, resume.

Alberto Boquete, en la Mansión. | // CARLOS PARDELLAS

Es difícil encontrar una mesa en las terrazas, sobre todo con buen tiempo, en estos locales que son ya un punto de encuentro para aquellos que cenan fuera o empiezan su noche de fiesta lejos de los pubs. Como el grupo formado por José Luis Carlos, Rafa y Lois, para los que quedar en estos bares ya forma parte de la rutina. “Nos gusta la zona para primera copa, solemos quedar aquí”, dicen.

Lo curioso es que los propietarios de los negocios coinciden en el tipo de público que reciben, sobre todo las noches de jueves, viernes y sábado. “Nuestra clientela es de entre 25 y 40 años. Pensamos que quizá como nosotros tenemos 23 íbamos a atraer a gente de nuestra edad, pero no. Torreiro es diferente”, apunta Neira, que destaca que en los locales de esta calle “se encuentran muchos ambientes, desde el rockero, al hippie pasando por el alternativo de La intrusa”. Reconoce, además, que “al ser una zona peatonal, se crea un ambiente muy guay entre todos”. En verano, hasta se celebraron conciertos en la calle. Desde la Mansión, Boquete, que lleva más tiempo en la Marina, asegura que esta “nunca ha sido zona de público muy joven” , aunque “a lo largo del día se pueden ver casi todos los perfiles”.

Pero hay otra cuestión que hace que mucha gente se acerque a estos establecimientos de hostelería, y es su proximidad a los pubs de los Cantones Village, el lugar donde acabar la noche. “Aquí hay muy buen rollo. Sabes que siempre va a haber gente. Además, coincides con otros grupos que van luego también a Palexco, que queda muy cerca”, comenta Sendoa Roldán.

¿Cómo será el otoño? Se van los que estudian fuera, los turistas y hay menos cruceros, pero los hosteleros tratan de ser optimistas. “Ojalá podamos mantenernos, las previsiones son buenas”, analiza Alberto Boquete, desde La Mansión, aunque sabe que puede influir “la subida de los precios”. “Hay que ser realistas. Todo es más y caro y a la hora de echar números, eso se va a notar”, avisa, quien es consciente de que si el otoño empieza “con buen clima, todo será mejor”.

Una zona a la espera de nuevos inquilinos

Aunque durante el verano aparecieron nuevos negocios que han logrado dar más vida a las zonas de la Marina, calle Real y Torreiro, todavía quedan inquilinos por llegar. Pronto abrirá el antiguo cine París convertido en local de hostelería. También en Torreiro se están haciendo obras en un pequeño local que se unirá a la oferta de ocio de la zona. Los últimos en llegar, como Bo&Go, en el local de la emblemática heladería La Italiana, cuentan que “en estos bares hay mucho gente, sobre todo de 30 años”, dice Pablo Folgueira desde la barra.

Compartir el artículo

stats