Kiosco

La Opinión de A Coruña

Boaz Berman, director de Mayumaná: “Con todo lo que está pasando en el mundo, el arte tiene la función de unir a la gente”

“Poco a poco el público se mete en el espectáculo y acaba bailando y olvidándose de todo”

El director de Mayamaná, Boaz Berman LOC

Boaz Berman es el director de Mayumaná, que presenta hoy en el Palacio de la Ópera su espectáculo Currents. La función comienza a las 20.30 horas y vuelve a los orígenes de la formación, con esa filosofía de que se puede crear música casi con cualquier cosa.

¿Qué podemos esperar de este nuevo espectáculo de Mayumaná, después de más de veinte años en los escenarios?

Este espectáculo se llama Currents y está inspirado en la guerra de las energías entre la corriente alterna y la corriente continua. Cada uno de los artistas procede de una disciplina diferente, de una formación diferente, y cuando todos trabajamos bien juntos, eso da armonía al espectáculo y se crea el mejor resultado. La compañía, además, en este nuevo espectáculo, introduce un vídeo, que es otra forma de energía. Además, el show tiene cuatro partes. La primera es sobre el inicio de Mayumaná, es la mejor parte y la que la gente siempre quiere ver, pero la hacemos un poco diferente, más grande. Las otras fueron creadas para este espectáculo.

La energía y la electricidad, actualmente, son nuestra mayor preocupación, sobre todo en Europa, por la subida de los precios. ¿Fue algo premeditado o simplemente una coincidencia?

Fue la vida. Siempre es una preocupación la energía, pero fue azar que coincidiese con esta crisis.

¿Considera que este tipo de espectáculos y el arte en general pueden ayudar a entender mejor el presente y el futuro?

Esta es una gran pregunta y queda mucho por decir, pero creo que en estos días tan locos, con todo lo que está pasando en el mundo, el arte tiene la función de mantener a la gente unida. Personas de diferentes partes del mundo pueden sentarse juntas y experimentar algo, pueden pasárselo bien y disfrutar viendo que hay gente muy diferente trabajando en armonía en el escenario. Aunque no lo crean, seguro que hace algo bueno. Así que, es algo positivo.

Después del coronavirus y las restricciones, ¿está el público más abierto a acudir a este tipo de espectáculos o sigue siendo igual que antes de la pandemia?

Es muy emocionante para nosotros. Durante la pandemia vinimos a España y la gente no se podía creer que estuviésemos aquí, incluso nosotros no nos lo podíamos creer. El público llevaba mascarilla, solo podía entrar el 70% del aforo... Nosotros salimos al escenario y actuamos y, después del espectáculo, había personas llorando de la emoción. Fue muy fuerte.

¿Es diferente ahora que ya se han eliminado las restricciones en el teatro?

Siento que algo cambió en el mundo con el coronavirus, pero cuando el espectáculo empieza... Yo no sé cómo el público estaba justo antes de entrar, pero sé que, poco a poco se van metiendo en el espectáculo y, cuando termina, la gente está bailando y se olvida de todo y es una de las cosas que más nos gustan, ver cómo el público se olvida de los problemas.

¿Aunque incluyan vídeos en el espectáculo, Mayumaná sigue siendo como era en directo, con sus bailes y sus instrumentos imposibles?

No hay nada en el escenario, solo las pantallas LED y los actores que se sirven de elementos con los que nos gusta crear música, y de sus cuerpos. En las pantallas se ve otra interpretación de lo que hacemos, así que, se convierte en un actor más del espectáculo.

La tecnología ha cambiado mucho en estos veinte años. ¿Han tenido que introducirla en sus espectáculos para crear una imagen más moderna?

La fuimos incluyendo, el anterior espectáculo, Momentum, tenía muchísima tecnología, jugábamos con el público, teníamos tres ordenadores en el escenario, pero este no va tanto de tecnología sino de las personas y de que hagan algo juntas. Intentamos mostrar que se puede crear música con casi todo y de varios estilos. Cuando todo se une de una forma positiva, el resultado es muy bueno, por eso no hacemos hincapié en la tecnología, solo en la gente.

Habrá personas que fueron a los primeros espectáculos de Mayumaná e, incluso que jugaban a ser uno de ustedes en el recreo, que ahora van ya con sus hijos e hijas...

Sí, es gente que nos vio hace veinte años y ahora trae a su familia y nos encontramos con público nuevo. Lo de jugar a Mayumaná no lo sabía, pero es muy bonito. Para mí España es mi segunda casa, siempre me gusta venir aquí. Cuando tenemos nuevo espectáculo siempre intentamos venir a España porque tenemos una gran conexión con el público.

Compartir el artículo

stats