Kiosco

La Opinión de A Coruña

Reunión Inés Rey-Alfonso Rueda: los deberes pendientes de Concello y Xunta

La alcaldesa y el presidente gallego abordarán el 4 de octubre asuntos como la integración urbana de los muelles y el mercado de Santa Lucía en un ambiente de tensión preelectoral

Silos del muelle de Calvo Sotelo. Carlos Pardellas

Tres años después de la entrevista mantenida por la alcaldesa, Inés Rey, con el entonces presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, la cita programada para el 4 de octubre con el nuevo jefe del Gobierno gallego, Alfonso Rueda, tendrá que abordar de nuevo asuntos que estaban pendientes al inicio de este mandato municipal, como la integración en la ciudad de los muelles que dejen de tener uso portuario y la reforma del mercado de Santa Lucía, a los que hay que añadir los que se han originado desde aquel encuentro. La proximidad de las elecciones municipales hace que la tensión entre ambas administraciones haya aumentado en los últimos meses.

Otras cuestiones ya fueron solucionadas durante los últimos años, como la puesta en marcha de la estación intermodal y de la ampliación del Hospital Universitario entre ambas administraciones, la celebración en la ciudad de espectáculos financiados por el Xacobeo, el dragado de la ría de O Burgo, la construcción del Espazo Amizar en la calle Gregorio Hernández y la contribución autonómica a la financiación de las obras de la Ciudad de las TIC. En las siguientes líneas se analizan algunas de las temas que se abordarán durante la conversación que tendrán Rey y Rueda el próximo mes.

Muelles

Cuando la alcaldesa se entrevistó con Feijóo en 2019 el futuro de los terrenos portuarios estaba pendiente de una solución por la negativa municipal a la propuesta de la Xunta de adquirir la mitad de la propiedad de los muelles de Calvo Sotelo y la Batería. La “cumbre” convocada por Rey en febrero de 2021 sobre el puerto dio un nuevo giro a la situación, a pesar de que el Gobierno central mantuvo su postura contraria a una condonación de la deuda de la Autoridad Portuaria para evitar la venta de los muelles. En los meses siguientes el Ejecutivo central se comprometió a financiar el tren al puerto exterior con los fondos Next Generation, mientras que Xunta, Puerto y Concello acordaron adquirir entre los tres los dos primeros muelles que se liberarán. A pesar de que el Gobierno gallego propuso hacerse con el 51% de ese suelo, Rey replicó que el Concello se quedaría con el 75%, de forma que la Xunta aportaría un 20% y la Autoridad Portuaria un 5%. La exigencia de que el reparto de los costes de urbanización de los muelles siguiera esos mismos porcentajes fue cuestionada por el Concello, que se escudó en la necesidad de efectuar una nueva tasación de los terrenos. Desde entonces, Xunta y Puerto esperan a que el Gobierno local se decida a firmar el convenio que permita integrar la Batería y Calvo Sotelo en la ciudad, sin aclarar cuándo prevé hacerlo pese a la insistencia de ambas instituciones.

Santa Lucía

Durante el mandato de Marea Atlántica, el Concello rechazó incluir en la reforma del mercado municipal la instalación del nuevo centro de salud del barrio por considerarlo inadecuado. Tras su reunión con Feijóo, Rey aceptó esta propuesta, pero tres años más tarde el mercado sigue sin ser remodelado y ahora, además, cerrado desde hace un año. En octubre de 2021 Xunta y Concello firmaron un convenio de colaboración para desarrollar esta actuación, que también incluye la construcción de un centro cívico, pero solo se dijo que la obra “podría estar” terminada en 2023. Pero en enero de 2022 acordaron, sin informar a los medios de comunicación, convocar un concurso de ideas sobre el proyecto para el que no están fijados plazos y del que dependerá la elaboración de la propuesta definitiva y su licitación.

Albergue de peregrinos

El hecho de que A Coruña sea la única ciudad gallega que carece de esta infraestructura llevó a Rey y Feijóo a pactar su creación. El Concello propuso uno de los edificios del complejo de la antigua Comandancia de Obras, que en principio se consideró idóneo por su proximidad a la Ciudad Vieja, punto de partida del Camino Inglés. La Xunta reservó una partida de 1,5 millones para restaurar el inmueble, pero al examinar su estado el año pasado halló importantes deficiencias que obligan a una inversión mucho mayor, por lo que propuso cambiar la ubicación o que el Concello contribuya en la financiación del proyecto. De eso hace ya un año, sin que el Gobierno local haya aportado una respuesta a esta propuesta.

Plan Rexurbe

La regeneración urbana proyectada en un sector de la Pescadería y en la Ciudad Vieja prevé la realización de importantes inversiones, pero para que este proyecto se haga realidad, el Concello debe elaborar un plan de dinamización para esta zona del municipio. El concurso para redactar ese documento se convocó un año y medio después de que se crease el área Rexurbe coruñesa y se adjudicó el pasado mayo con un plazo de ejecución de cuatro meses, por lo que está a punto de darse a conocer. La Xunta por su parte trata de adquirir inmuebles en mal estado para proceder a su rehabilitación, pero con las tres iniciativas desarrolladas hasta ahora solo consiguió hacerse con dos, ya que en dos ocasiones no recibió ofertas de propietarios, lo que revela la necesidad de variar la estrategia seguida hasta el momento.

Ecobarrio de Elviña

Feijóo y Rey acordaron darle cuerda a este proyecto en 2019 con el fin de hacer esta parte de la ciudad un modelo de eficiencia energética y calidad de vida. Para ello se previó la inversión de 33 millones de euros con el fin de reducir un 20% el consumo de energía y un 15% la emisión de gases contaminantes. La Xunta anunció que destinaría 910.000 euros del presupuesto de 2021 al inicio de este proyecto y firmó un convenio con el Instituto Tecnológico de Galicia para diseñar a lo largo de ese mismo año las actuaciones que debían realizarse, aunque desde entonces no se ha informado acerca del estado de esta iniciativa.

Año Picasso

La conmemoración del cincuentenario del fallecimiento del artista es el motivo del más reciente desencuentro entre Xunta y Concello. La decisión municipal de aportar 150.000 euros a la financiación de la exposición Picasso, blanco en el recuerdo azul, una de las 16 que se podrán ver en que prepara la Xunta fue contestada con una negativa, ya que se argumenta que el proyecto comenzó a gestarse hace dos años y que el Concello hizo su propuesta el día en que la muestra iba a anunciarse en Madrid. Rey replicó ayer que A Coruña forma parte de la comisión institucional que organiza los actos desde el primer momento y que la Xunta se sumó a ella luego para proponer que la exposición se realizara en la Cidade da Cultura de Santiago. La alcaldesa retó al PP coruñés a aclarar si apoya esa iniciativa y acusó a ese partido de actuar con fines electorales en relación con este caso. El Gobierno gallego expresó su “sorpresa” por esta afirmación y aseguró que entró en la comisión estatal cuando ya trabajaba en la preparación de la exposición y después de que el Parlamento aprobase por unanimidad una proposición en ese sentido. También manifestó que el lugar que propuso de forma oficial para ubicar la muestra fue el Museo de Bellas Artes de A Coruña “por tratarse de la ciudad en la que vivió Picasso y como continuación de la gran exposición que se realizó en la ciudad en 2015”.

Compartir el artículo

stats