Kiosco

La Opinión de A Coruña

María Jesús García Cachafeiro | Presidenta de la Constructora Benéfico Social Sagrada Familia

“Erigimos la Sagrada Familia y ahora rehabilitamos sin ánimo de lucro”

“Construimos el polideportivo y centro cívico del barrio y ayudamos a Cáritas y Renacer”

María Jesús García Cachafeiro con su predecesor en el cargo, José Luis Souza. | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

María Jesús García Cachafeiro es la presidenta de la Constructora Benéfico Social Sagrada Familia, que durante el franquismo levantó buena parte de las viviendas del barrio con precios populares. Ahora mantiene bajos cedidos a instituciones y ONGs y se ha reorientado a financiar rehabilitaciones y mejoras en viviendas para personas que lo necesitan y no pueden permitirse el coste.

¿Cómo empezó?

La entidad es de finales de los años 50, creo que concretamente de 1957. En la posguerra España era un país pobre y las clases más desfavorecidas no tenían acceso a la vivienda. La Iglesia, a través de sus diócesis, dio respuesta proveyendo de pisos con condiciones asequibles. En su origen, la entidad se basaba en el concepto cristiano de beneficencia. Dependía del arzobispado de Santiago y surge como obra social de l Iglesia Católica y aplicación práctica de su doctrina social.

¿Y cuál fue la actividad?

Levantar todo el barrio de la Sagrada Familia. Hicimos, si no me equivoco, nueve grupos de viviendas, es decir, manzanas de casas, y eso erigió todo el barrio. Posteriormente se construyeron otros grupo sociales en Culleredo. Y además también se trataba de dar al barrio otros servicios: el polideportivo de la ronda de Outeiro, el centro cívico, que tiene personalidad jurídica independiente... Se trataba de proveer de vivienda a precios asequibles, como alquiler y luego en propiedad.

¿Siguen teniendo pisos?

Ya no, aunque sí conservamos en régimen de arrendamiento locales comerciales, que canalizamos con otras entidades. Colaboramos con los servicios sociales del Ayuntamiento, Renacer, Cáritas, el Imperator, el grupo Scout, la escuela de segunda oportunidad Coruña Solidaria, el centro cívico, Ecodesarrollo Gaia, el Banco de Alimentos... Y en Culleredo tenemos el centro social de la capilla de Vilaboa.

Se han reorientado a rehabilitar.

Cuando estalló la crisis inmobiliaria de 2008, no tenía caso empezar obra nueva, con la cantidad e viviendas vacías que había. En A Coruña se sigue diciendo [en base al último censo, de 2011] que hay 20.000 viviendas sin ocupantes. La entidad no tiene ánimo de lucro, y no tenía caso comprar solares y edificar. Estuvimos un poco parados por la crisis, y a ahora acabamos de empezar otra vez. Estuvimos dándole vueltas al tema, con la renovación del órgano colegiado, que formamos voluntarios. Viendo los planes de vivienda nacionales y europeos, todo pasaba por la rehabilitación.

¿Cómo rehabilitan?

No lo hacemos para hacer negocio. Empezamos a echarle una nueva mirada al barrio, trabajando alrededor del concepto de infravivienda, para ver qué actuaciones pequeñas y singulares podíamos acometer para responder a las necesidades de gente que no tiene capacidad económica. Sustituir el aislamiento, las ventanas, el bloque de ducha... Y así dignificar el concepto de habitabilidad. Seguimos trabajando por nuestro barrio, aunque sin ser tampoco excluyentes. Lo más difícil es detectar a los beneficiarios.

Este verano han firmado un convenio con el Concello para que les ayude a detectar beneficiarios.

Para llegar así a la población diana de forma objetiva, y luego pasará por nuestro filtro. Hacemos pequeñas actuaciones, no rehabilitamos edificios, algo que requiere el asentimiento de todos los propietarios y es más bien labor de las administraciones. Vamos a dedicar nuestra atención a echar a andar el tema de rehabilitación; ya hicimos tres el año pasado. También le hemos planteado al Concello destinar alguno de nuestros inmuebles para insertar para los jóvenes que se independizan tras vivir como menores tutelados de la Xunta. Queríamos rehabilitar algún local y convertirlo en vivienda de inserción, pero eso pasa por cumplir los requisitos de la normativa. También hemos iniciado, con Cáritas, una vivienda de tipo colaborativo para gente mayor en Culleredo.

¿La Iglesia sigue teniendo papel en el patronato?

Los miembros del consejo somos todos laicos, si bien el arzobispo de Santiago es miembro de honor.

Compartir el artículo

stats