Kiosco

La Opinión de A Coruña

La vergüenza que esconde el mar

Más de un centenar de voluntarios participan en la Gran Limpeza de Fondos Mariños y retiran casi dos toneladas de residuos

8

III Gran limpieza de los fondos marinos de A Coruña dentro de Mar de Mares Arcay | Roller Agencia

Del fondo del mar los aproximadamente ochenta buzos que bajaron ayer al entorno del castillo de San Antón sacaron neumáticos, botellas, latas, una de Pepsi muy deteriorada y que, a juzgar por su diseño y por la forma redondeada de su abertura, debe ser de los años 90, algunas artes de pesca, como nasas y redes y hasta una antigua verja de protección del entorno del museo arqueológico, en la que fue la tercera edición de la Gran Limpeza de Fondos Mariños, organizada como una más de las actividades del festival Mar de Mares.

Retirada de la valla del castillo de San Antón . | // ARCAY/ROLLER AGENCIA

Es la vergüenza que esconde el mar y que los más de 120 voluntarios que colaboraron en esta iniciativa —tanto en el agua como en tierra, limpiando las rocas— rescataron del entorno para exponerlo todo en el paseo marítimo, todo junto, como una postal que invita a concienciar a los paseantes de que aquello que se les “cae” al agua o del bolsillo no desaparece, aunque no lo puedan ver, y que perjudica y mucho al ecosistema.

Buzos se preparan para participar en la limpieza. | // ARCAY/ROLLER AGENCIA

Luis Cousillas, que forma parte de la organización del festival, explica que, aunque esta actividad sea como poner una tirita en una herida muy grande, sirve no solo para quitar —en este caso casi dos toneladas de basura— los residuos del enclave marítimo sino también para mostrar la importancia de dejar los sitios más limpios de lo que los encuentran. “Hay un lema que me gusta mucho, que es: ‘no es mi basura, pero es mi planeta”, comenta, en referencia a que “no cuesta nada” recoger una lata o una botella de una playa aunque no la hayamos tirado nosotros, porque aunque parezca que no hace nada, sería mucho si toda la población interioriza esta conducta.

En esta ocasión, antes de retirar cualquier objeto del fondo del mar, había dos arqueólogos subacuáticos que tenían que examinarlo, para determinar si eran residuos o si podían ser restos de algún naufragio que mereciesen un trato especial o, incluso, ser conservados en su ubicación actual. Y como el planeta no es ajeno a la realidad de sus habitantes, tanto en el fondo del mar como en tierra, surgen todavía las huellas de la pandemia, con mascarillas entre las piedras. Eso sí, ya en menos cantidad que cuando su uso era obligatorio.

En su inmersión, según relata Cousillas, uno de los buceadores gastó media botella de oxígeno al intentar cortar el cabo tan pesado que unía una ristra de neumáticos y que consiguió sacar a la superficie con la ayuda de los voluntarios. En la actividad participó también la oceanógrafa y experta en tiburones catalana Gador Muntaner que, por la tarde, impartió una charla en la Domus.

Para el coordinador técnico de la limpieza, Rubén Lucas Ayuso, que es también instructor en Buceo Galicia, esta actividad, que nació con vocación de realizarse cada año hasta que se dé la vuelta completa al litoral de la ciudad, tiene un efecto positivo en el fondo marino. “Había gente que nos decía que se notaba que habíamos limpiado años anteriores, porque no había ya tanta basura”, relata Lucas, que señala que la complejidad más grande de este año era el acceso, porque solo contaban con el embarcadero del castillo, así que, algunas de las inmersiones y de las retiradas se hicieron a bordo de embarcaciones. Fue una jornada reivindicativa, sí, pero también festiva, ya que en O Parrote se instalaron puestos de venta de productos ecológicos, hubo música y también puestos de comida.

Las actividades del festival continúan hoy, con una charla con escolares de Gador Muntaner y también con la exposición Un lugar frío e solitario. As viaxes de Scott e Shackleton ao Polo Sur, que se podrá visitar hasta el 16 de octubre en el paseo de la Marina.

Los organizadores, al acabar la jornada, aseguraron que la limpieza había sido “un éxito” y esperaban que mostrar todos estos residuos hiciesen, al menos, pensar un poco a la ciudadanía en la importancia de cuidar el mar y su entorno, porque no habrá más.

Compartir el artículo

stats