Kiosco

La Opinión de A Coruña

Anuncio de impago de nóminas en las bibliotecas sin solución municipal

El comité de empresa convocará movilizaciones si el Concello no ofrece una alternativa para que las trabajadoras puedan cobrar

Protesta del personal de las bibliotecas municipales, en María Pita. | // CARLOS PARDELLAS

“Es la Crónica de una muerte anunciada, por hacer un símil literario”, dice la presidenta del comité de empresa de la red de bibliotecas municipales, Betty Rodríguez. Sabían que era posible que la concesionaria LTM Servicios Bibliotecarios podría tener problemas para abonarles su nómina de septiembre, que esperaban cobrar en octubre, y así ha sido. La empresa, según explica Rodríguez, les ha confirmado que no está en disposición de hacer frente al pago, como ya lo había hecho con la extra de junio, y que derivó en que convocasen una huelga en defensa de sus salarios.

Un mes y medio después de conseguir que se le abonasen sus nóminas, los aproximadamente 75 trabajadores de seis centros de la red municipal de bibliotecas —Ágora, Fórum Metropolitano, Sagrada Familia, Rosales, Infantil e Xuvenil y el punto de servicio bibliotecario del centro cívico de Mesoiro— se ven en la misma situación y sin que el Concello se haya puesto en contacto con ellos para contarles cuáles son sus planes, ni inmediatos ni futuros.

“En julio, el Ayuntamiento decide que va a rescindir el contrato con la empresa y que va a sacar un pliego por la vía de urgencia. Con ese anuncio, la empresa hizo el abono de las nóminas y de la paga extra, y se puso al corriente de pagos, pero ya en aquel momento, puntualizó que la situación se tenía que solucionar rápido, porque esto podría volver a pasar. A 20 de septiembre no tenemos noticias del Ayuntamiento y la empresa nos comunica que probablemente no pueda hacer el pago de las nóminas de este mes”, relata Rodríguez, que ha puesto en conocimiento del Concello la situación y que se queja de que no ha recibido ninguna contestación ni a esta comunicación ni a las anteriores, en las que le solicitaba información sobre el pliego de urgencia.

De modo que siguen en la misma situación que en junio. “Hemos intentado la última comunicación con el Concello, esperamos que nos digan algo, aunque es una ilusión. Lo siguiente ya será hacer una asamblea y convocar movilizaciones porque volver a estar en la misma situación mes y medio después es inadmisible”, confiesa Rodríguez, que recuerda que ya en junio le insistió al Concello en la urgencia del trámite, porque tanto el pliego —denunciado por el comité antes de que entrase en vigor al considerarlo precario— como las condiciones de la empresa concesionaria no han cambiado. “Cuando juegan con el salario de las familias, la paciencia se agota, porque vivimos al día, no tenemos unos sueldos que nos permitan ahorrar”, relata Rodríguez.

El Concello no ha respondido a este diario sobre cuál será la reacción municipal ante esta situación.

Compartir el artículo

stats