Kiosco

La Opinión de A Coruña

Alfonso Martínez | Director de la Ciudad de las TIC

“Trataremos por todos los medios de que la Ciudad de las TIC no se convierta en un polígono, no tendría sentido”

“Esperamos poder asignar espacio a empresas que están en lista de espera a finales de 2023”

El director de la Ciudad de las TIC, Alfonso Martínez, ayer, en el Rectorado. | // CARLOS PARDELLAS

El director de la Ciudad de las TIC, Alfonso Martínez, estrena cargo con el objetivo de cerrar, antes de que se acabe el año, la entidad gestora del proyecto y su plan director, el que guiará las obras necesarias para que la reconversión de la antigua fábrica de armas en polo tecnológico se convierta en realidad.

Cuando empezamos a hablar de la Ciudad de las TIC parecía todo muy lejano, pero febrero de 2023, la fecha que dieron para el inicio de la actividad, está ahí. ¿Cómo está siendo esta recta final que es también su toma de contacto con el proyecto?

Ya no está tan lejos. Ahora ya se está obrando y a toda máquina. Para mí es una etapa de absorber información. Conocía el proyecto como la gran mayoría de los vecinos porque es vital para la ciudad y para el área metropolitana, hay mucho que aprender sobre todo de lo que va a pasar allí. Estoy hablando con todos los sectores implicados para conseguir un consenso en las prioridades.

¿Cuáles son los objetivos a corto plazo?

Elaborar el plan director y estratégico de la Ciudad de las TIC y la creación de la sociedad que se va a encargar de gestionar ese espacio.

¿Puede empezar a funcionar sin estas dos patas?

Nuestra intención es que estos dos planes estén finalizados antes de que se acabe el año, así lo acordaron las entidades en el convenio que firmaron en 2021. Los plazos van a ir seguidos y, cuando se disponga de ese primer edificio, que ya tiene todo su espacio ocupado, ya tendría que estar todo en marcha. No solo está este edificio ocupado sino que hay lista de espera para ocupar los que se irán rehabilitando a medida que se vayan consiguiendo fondos.

¿Estas empresas que están en lista de espera son de A Coruña y solo esperan a realizar el traslado de su sede o son de otras ciudades y quieren implantarse aquí?

El Clúster TIC tiene 150 empresas asociadas de toda Galicia, por lo que no todas las empresas que están en la lista son de A Coruña. Son empresas que están deseosas de que empiece a funcionar, porque van a estar trabajando en un entorno en el que podrán ser clientes o proveedores, podrán tener transferencia de conocimiento, captar talento... La vocación del proyecto es ser un polo internacional de empresas del sector, para que puedan interactuar entre ellas. Uno de los pilares fundamentales es el universitario. Habrá prometedores estudiantes en materias como Big Data, Inteligencia Artificial, Computación Cuántica... Será una comunidad floreciente de estudiantes que pueden ser emprendedores, que A Coruña es muy dinámica en start-ups; o pueden ingresar en una empresa mucho más asentada. Se trata de captar talento en la Universidad y también de encargar proyectos a start-ups. Todo gira alrededor del primer edificio, que es el Centro de Servicios Avanzados. (CSA)

¿Es buena idea en la era del teletrabajo pensar en grandes polígonos de oficinas?

Para atraer talento hoy en día, pasada la pandemia, la idea es que se genere una comunidad. Habrá zonas verdes, zonas deportivas, restauración, se integrará con el área vecinal y los vecinos de A Coruña podrán acceder libremente a algunas de las áreas de esparcimiento común. Habrá elementos como bicicletas y coches eléctricos compartidos para poder hacer turismo e ir, por ejemplo, a Santa Cristina en cinco minutos. Es un proyecto de país, de Galicia, que esperamos que tenga impacto estatal e internacional no es un proyecto simplemente universitario.

¿Será entonces un espacio abierto a la ciudadanía, no pasará como con el Observatorio Meteorológico?

Arquitectónicamente se ha pensado en que se conserven muchas de las estructuras, porque están bien hechas. No se están tirando edificios, sino que se están rehabilitando. El hecho de que haya un muro no tiene que ser un impedimento para que se circule libremente por la Ciudad de las TIC en las áreas habilitadas. Está previsto que se haga una rotonda que distribuya el tráfico en Pedralonga, que haya paradas de bus... Como proyecto de ciudad lo que trataremos por todos los medios de evitar es que se convierta en un polígono, porque no tendría ningún sentido.

¿Por qué una empresa podría preferir ir a la Ciudad de las TIC pudiendo estar en el centro, con buses y otros servicios?

Por el efecto red. Cuando se genere una masa crítica de empresas que hagan cosas allí, podrán encontrarse con gente con la que interactuar, no va a ser lo mismo, estar en el centro, porque le quedará lejos esa interacción. Si logramos que eso ocurra, no solo a nivel de A Coruña sino a nivel internacional, que se desplacen aquí empresas por las especiales condiciones de la ciudad, de cercanía a la costa, de temperaturas suaves todo el año... podremos atraer también talento nómada al que le da igual estar aquí o en cualquier otro lugar.

Pero para esto habrá que esperar, no será en febrero.

Ya me gustaría. La presión que están ejerciendo las empresas para instalarse ayudará a que podamos acelerar el proceso, para generar esa masa crítica.

¿Se marcan un plazo para que esta segunda hornada de empresas empiecen a funcionar?

Nuestra idea es, si logramos que sigan las rehabilitaciones durante 2023, que pueda ser en el último trimestre de 2023 cuando podamos hacer las asignaciones de espacio. Pueden ser empresas que trasladen solo algunas de sus divisiones, serán procesos que se dilatarán en el tiempo, pero cuanto antes les asignemos los espacios, antes planificarán esos desplazamientos.

Y eso de los coches compartidos, ¿para cuándo?

El proyecto está concebido para tener una huella neutra. Apuesta por una industria blanca, del conocimiento y el talento, que es poco contaminante. Procuramos que el proyecto constructivo sea sostenible energéticamente y que no genere huella de carbono. Bicicletas eléctricas, car sharing... están previstos para lograr que el entorno sea autosuficiente energéticamente y no genere huella de carbono.

¿Cuál es el objetivo a cumplir en el primer año? ¿Sumar más empresas? ¿Rehabilitar más edificios?

Justo eso. Que el edificio del CSA esté en pleno funcionamiento, que las empresas que ya tienen asignado suelo y espacio, ya puedan trabajar a pleno rendimiento y que podamos estar rehabilitando una o dos naves más. Todo lo que hemos aprendido de la reforma del primer edificio hará que sea mucho más fácil rehabilitar los siguientes. Lo difícil es conseguir los fondos para poder hacerlo, pero es parte de nuestro trabajo.

Para la financiación, ¿la obtención de fondos europeos supondría un impulso?

Este primer edificio cuenta con fondos europeos, es una pata fundamental, pero no podemos confiar solo en ellos. El mero hecho de que se instalen empresas ahí va a generar dinero, por lo que habrá financiación que provendrá de la propia Ciudad de las TIC. Podría financiarse de forma híbrida, también con financiación bancaria, que ya se está negociando. Sería una financiación tanto pública como privada.

Compartir el artículo

stats