La cafetería del mercado de Adormideras, uno de los dos únicos bares del barrio junto con la del Club del Mar, cerró hace meses con su nombre tradicional de Amarante pero revivió ayer con una nueva denominación, La Cantina. Sus anteriores dueños anunciaron en marzo de este año que cerraban después de que su contrato con el Ayuntamiento llegase a su fin. Según señalaron en un comunicado, llevaban 27 años abiertos pero los últimos, con la pandemia, fueron “muy difíciles”.