Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Cantante, actúa el 1 de octubre en el Palacio de la Ópera

India Martínez: “He perdido el pudor. Disfruto los conciertos desde antes de poner el pie en el escenario”

“No me harto de ‘90 minutos’ ni de ‘Vencer al amor’ pero a veces me pregunto si el público no se cansa. Es bonito que suenen actuales”

La cantante India Martínez. | // EMILIO NARANJO

Últimamente a India Martínez le gusta escuchar a Nouamane Belaiachi, que es un cantante marroquí con el que, asegura, le encantaría hacer alguna colaboración. Ella, que siempre ha unido su voz a la de otros compañeros y compañeras, desde el inicio de su carrera, vuelve a reencontrarse con el público coruñés una pandemia después. Será el 1 de octubre, a las 20.30 horas, en el Palacio de la Ópera, para despedir su gira 90 minutos +.

Vuelve a A Coruña tras la pandemia, pero lo hace para despedirse por un tiempo.

Sí, A Coruña fue uno de los escenarios que visitamos justo antes de que pasara todo esto, por eso lo hemos elegido para cerrar la gira, que es una gira muy especial porque ha pasado de todo, desde volver a empezar con los conciertos íntimos, después con media formación y ahora ya, con la banda completa, para desquitarnos de todo. No es el concierto inicial, ha cambiado muchísimo. Nos lo estamos pasando tan bien, está siendo tan mágico y hemos crecido tanto en el camino...

Con la pandemia quien más quien menos ha cambiado, ¿lo nota sobre el escenario?

Se nota en el público, que viene con muchísimas ganas, después de lo cohibidos que hemos estado y de preguntarnos qué estaba pasando aquí. Este año ya nos hemos vuelto locos y lo queremos todo. Estamos disfrutando del momento y somos más conscientes que nunca de esos momentos. Tenemos esa sensación de que no sabemos qué va a pasar después y lo disfrutamos todo. Yo estoy igual. Además, aunque yo no me lo creo aún, viene el último concierto y, por un lado, da penita, porque venimos de hacer conciertos este año, y el anterior. Cuando se suponía que íbamos a parar, no paramos, con esa inercia tan bonita. Pero también estoy muy contenta, porque puedo acabar la gira y no me quedo a medias. Hemos vuelto a lo grande y ahora jugamos con las dinámicas. Cuando queremos que sea íntimo, lo es, y cuando queremos dar caña, nos ponemos los más rockeros del mundo. Yo creo que la gente se lo está pasando muy bien, sobre todo, porque yo me lo paso bien.

¿Hubo momentos en los que no fue así, en los que no disfrutaba encima del escenario?

Empecé la gira de Palmeras, la anterior a esta, y no estaba a gusto del todo. Los primeros ocho conciertos, no estaba. No había tenido tiempo para rodarlo, ni tenía el repertorio que quería ni el sonido aún. No me lo estaba pasando bien, la verdad. Siempre hay momentos en los que sí, en los que uno se acaba encontrando en el concierto, pero como en este, no. Antes de salir ya estamos atrás cantando y bailando. La tensión que tenía en esos primeros conciertos hace dos años y medio o tres... Es mucha la diferencia y eso que no ha pasado tanto tiempo... Esas tres o cuatro primeras canciones en las que vas haciéndote con el escenario, con el público, en el que estás un poco más fría o más nerviosa... Lo he perdido. He perdido ese pudor, ese no sé qué. Una siente respeto y tiene profesionalidad y exigencia, pero solo hasta el punto de hacer las cosas bien, no de sufrirlas, porque antes las sufría. Ahora, ya no necesito esa primera canción para perder el nervio. Ahora lo disfruto desde antes de poner el pie en el escenario.

Pues ahora, con el cierre de la gira, vendrán otras... ¿Volverá a esos primeros nervios otra vez?

Yo creo que eso ya no lo voy a perder. Hemos cambiado de un año para otro...

¿Sonará la nueva canción Si ella supiera, que estrenó hace unas semanas con Melendi?

Vamos incorporándole cosas nuevas al concierto y alicientes y se está fusionando este espectáculo con lo que viene, porque no quería yo esperarme a la gira siguiente para cantar las canciones nuevas. Seguramente, suene alguna canción más inédita, que todavía no está en la calle y solamente se podrá escuchar ahí.

Es una de las artistas a la que más le gusta colaborar con otros compañeros y compañeras, independientemente de que sean más o menos conocidos, incluso con los que aún están aprendiendo, como cuando entraba en la academia de Operación Triunfo. ¿Qué le aportan estas colaboraciones?

Empecé a hacer duetos cuando no era tan usual, y hacía un montón. No estaba de modo hacer featuring, como decimos ahora. Para mí mezclar estilos, canciones y estar con otros compañeros a mí me aporta muchísimo.

¿Y le lleva a explorar otra sonoridad de la voz o eso no se altera aunque cambie el estilo?

La cambio sin querer. No canto igual una bachata que una seguidilla, la colocación es diferente, la interpretación... Yo soy consciente de que tengo un registro muy amplio para todo eso y no es la misma forma de cantar cuando lo haces en Argentina que en Córdoba o en A Coruña. Mi música se va adaptando, como si fuese un camaleón, y me sale sin querer.

¿Se cansa de cantar canciones como 90 minutos o Vencer al amor, que la llevan acompañando tantos años?

¡Qué va!, ni de esas ni de Todo no es casualidad. Son canciones que no pueden faltar. No me canso. Y como se me ocurra irme sin cantarlas, la gente empieza a gritar el nombre de las canciones. Yo sí que me pregunto si no se cansan ellos, porque yo no me harto. Es muy bonito cuando una canción que tiene más de diez años sigue sonando tan actual.

Compartir el artículo

stats