Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Los barrios reclaman equipamientos y mejor limpieza y movilidad para reducir desigualdades

En la periferia, Novo Mesoiro y A Zapateira demandan instalaciones municipales para equiparse a la parte urbana | Zonas más envejecidas como Os Mallos y Monte Alto exigen proyectos de revitalización y servicios para mayores

Finca del Agra do Orzán en la que los vecinos piden un parque para mejorar sus equipamientos. | // C. PARDELLAS.

El informe encargado por el Concello para cumplir los objetivos de la ONU de la Agenda 2030 alerta de la “creciente desigualdad” entre los barrios de la ciudad, que liga a la “disparidad” a la hora de acceder a los espacios públicos y al “déficit en los equipamientos y servicios municipales”. Es una percepción que comparte el movimiento vecinal, según resume la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos, Luisa Varela. “Si como equipamientos entendemos centros cívicos o de salud, hay diferencias”, dice, y en cuanto a la limpieza, un servicio municipal, “el centro, Los Cantones, la Marina, son lo más limpio: en barrios como Birloque la limpieza brilla por su ausencia”, añade. La higiene, junto con la movilidad y la accesibilidad, son las quejas más frecuentes fuera del centro.

Limpieza por barrios. “La suciedad era enorme”, indican desde la asociación de vecinos de Agra do Orzán”, que, aunque admite que se ha mejorado en los últimos tiempos, añade que se acumulan voluminosos en las calles porque el Concello tarda en recogerlos. Desde Monte Alto, alertan de “puntos negros” en la zona de la Torre, y en la Ciudad Vieja, indica su asociación de vecinos, “la limpieza deja mucho que desear y los vehículos de la basura dejan calles peatonales con manchas de aceite”.

En Labañou no ven un problema grave, pero la plataforma vecinal de Os Mallos señala que la situación ha empeorado en el barrio: “Antes las máquinas venían a limpiar las aceras todas las noches”. Desde A Zapateira piden que haya un “equipo permanente”, y en Novo Mesoiro, que, aunque las calles están “bastante bien”, es necesario desbrozar.

Movilidad y accesibilidad. En estos apartados los problemas son más específicos de cada barrio: algunos demandan más transporte público y otros plazas de garaje o cambios en las aceras. Varela considera que en conjunto “hay que conectar más” zonas nuevas como Xuxán y añadir “más líneas” de buses, pero defiende que “no estamos tan mal”. En el Agra piden una “renovación de aceras y pavimentos, que están destrozados”, petición que recoge el cercano barrio de Labañou. Desde el Agra también denuncian que la ampliación de terrazas a plazas de aparcamiento perjudicó a los conductores en un barrio con pocos garajes.

Desde la agrupación de Monte Alto indican que “no hay suficientes” estacionamientos, y piden un edificio con plazas en vertical. Cerca, en la Ciudad Vieja, ven líneas de bus “suficientes” pero denuncian las frecuentes retenciones en el túnel de la Marina. En la agrupación de vecinos de Oza-Gaiteira-Os Castros sí exigen mejor transporte público. “Si quieres ir al polígono de A Grela no tienes un bus”, dicen, y proponen hacer aparcamientos en solares abandonados y crear rampas mecánicas para acceder a la calle Merced. La falta de espacio para conducir y aparcar es también una queja en Os Mallos: “Con el cuento de tanta peatonalización, no hay manera de coger una persona mayor en un coche”, advierten, aunque el transporte público “no es un problema”. Sí piden más buses desde la asociación de A Zapateira, donde señalan que hay “carencias bestiales”, y la de Novo Mesoiro: “Tenemos una línea que funciona mal”.

A Zapateira. A estas dos grandes quejas se suman reivindicaciones específicas de los barrios. Juan Manuel Sánchez, presidente de los vecinos de A Zapateira, señala que el suyo es un “barrio joven” y que “carece de todo: instalaciones públicas deportivas, culturales, centro cívico”. En algunas calles faltan aceras, iluminación o asfaltado.

Novo Mesoiro. El presidente de los vecinos del barrio, Víctor Lamela, también vive en un barrio “joven”, con “muchísima demanda” de equipamientos e infraestructuras deportivas y de una biblioteca: “Hay un punto de préstamo, de los más usados y de tres metros cuadrados”.

Os Mallos. Este barrio sí está envejecido, y José Luis García, de la plataforma vecinal, reclama soluciones para revitalizar su pequeño comercio. También denuncia las deficiencias de iluminación: “Es una locura”.

Monte Alto. Aparte de pedir políticas para “eliminar barreras arquitectónicas y poner ascensores”, el presidente de la asociación de vecinos, Xosé Vázquez, pide equipamientos para hacer actividades que disminuyan la soledad de los mayores, que, según apunta, podrían hacerse en la vieja cárcel provincial. También denuncia que “la cultura está muy baja en cuanto a barrios” porque “todo se traslada al Rosalía o el Colón”.

Oza-Gaiteira-Os Castro. La asociación vecinal, en palabras de su presidente, Paulo Sexto, señala que hay calles sin apenas aceras, y que reurbanizar ayudaría a la población envejecida y a “revitalizar” el comercio. Para los jóvenes, señala que las escuelas infantiles son “claramente deficientes” y pide crear viviendas sociales en el barrio.

Agra do Orzán. Isabel Fouz, presidenta de la agrupación Entre Rondas, señala que el único espacio abierto del barrio es la plaza de As Conchiñas, “que vale para todo”, y reclama abrir al público el parque del Observatorio, un proyecto que lleva años paralizado.

Ciudad Vieja. El presidente de la asociación vecinal, Leonado Méndez, cree necesario ayudar a la población envejecida del barrio con centros de día y un comedor, por lo que apuesta por el proyecto de reforma de la Casa de Veeduría.

Labañou. La agrupación vecinal pide más proyectos de mejora como en el grupo de casas María Pita, que, comenta, “parece que van adelante”.

Compartir el artículo

stats