Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

José Manuel Reimúndez Presidente de la Asociación de Transportes Ligeros de A Coruña

“Antes de hacer un cambio en una calle, hay que hablar con vecinos y profesionales”

“El Concello funciona mal en cuanto a tasas y permisos; es más barato arriesgarse a la multa”

José Manuel Reimúndez cargando uno de sus vehículos en Pocomaco. | // VÍCTOR ECHAVE

El transportista José Manuel Reimúndez preside la Asociación de Transportes Ligeros de A Coruña, que existe desde hace casi 65 años y agrupa a 27 socios. Realizan desde transportes en furgoneta dentro de la ciudad a desplazamientos a otros países europeos. Denuncia que les perjudica la falta de espacios de carga y descarga y acusa al Concello de permitir que trabajen transportistas sin permisos o licencias.

¿Cuál es la relación de su actividad con el Ayuntamiento?

Es igual que un taxi. Tenemos licencias municipales, nos controlan vehículos, limpieza, documentación... El Ayuntamiento funciona muy mal en cuanto a tasas y permisos. Sacar un permiso de ocupación tendría que ser fácil y sencillo, así se controla a las empresas legales y estas pagan una tasa. Pero nos tarda tres días, tienes que llevar seguro de responsabilidad civil... Tiene un coste. Sale más barato, y lo está haciendo la gente, arriesgarse a que te multen y pagar la sanción. Perdemos nosotros, el Ayuntamiento y el cliente.

¿Cómo se nota la presencia de esta competencia que ve desleal?

Se ve en que hay furgonetas sin rotular, porque así son muy malas de controlar. Son baratos pero si tienes un problema es de imposible solución, ya que la mayoría son nómadas e insolventes. Las calles están llenas de residuos. Cuando llevan una lavadora nueva a una casa, a nosotros se nos paga, recogemos y reciclamos. Pero como llevar la vieja a reciclar cuesta dinero, otros lo dejan en la puerta del siguiente cliente. Ya lo recogerá el Ayuntamiento gratis. Lo dejas en la calle y nadie te sanciona.

¿Cómo ven la política de movilidad del Ayuntamiento?

Una de las principales cuestiones, que hemos trasladado al concejal, es que antes de hacer un cambio en una calle hay que hablar con los vecinos y profesionales. No hablo solo de transporte, también de bomberos. En todas las calles de la ciudad nos estamos encontrando con que ya no hay carga y descarga. Si antes funcionaba mal, nos encontramos con que ya no existe. Hay calles enteras sin un espacio para esto.

¿Por qué funcionaba mal?

Las zonas están mal ubicadas. Si estuvieran en las esquinas de las calles y estas estuvieran con sus nombres bien identificadas, se conseguiría mejorar el tráfico, más visibilidad, más radio de acción, mejor control de los agentes en el abuso.

¿Cómo les influye la falta de espacios para carga y descarga?

Los servicios se están encareciendo mucho: tienes que ir a dejar la mercancía, y si necesitas dos personas, tienes que tener un tercero para que te mueva la furgoneta mientras tanto, ya no hay dónde estacionar. Y nos influye la descarga hasta las once: la mayoría de los comerciantes no abren hasta entonces, y tenemos que estar fuera. Por otra parte, al entrar con un vehículo pesado en la calle los bordillos son cortantes, hasta peligrosos, y no dejan radio de giro.

¿Les perjudica la peatonalización de calles?

Si te dejan entrar y puedes hacer el trabajo, para nosotros mejor. A ningún transportista le gusta estar saltando por encima de los coches, que te piten mientras descargas... Pero si una calle se hace peatonal los coches se desplazan a otro barrio.

¿Cree que se deben ampliar los espacios de aparcamiento?

Lo primero que se debería hacer es sacar los vehículos estacionados de las calles. Y si hubiese que tener los coches al día mucha gente se desharía de ellos. Ahora los dejan en la calle sin que se controle. Antiguamente no se podía tener el coche estacionado más de 24 horas; habrá que hacer algo.

El Ayuntamiento también ha realizado cambios de aparcamientos de línea a batería, como en A Palloza o Rey Abdullah, que han suscitado quejas por sacar espacio a los vehículos. ¿Lo han visto como un problema?

Pues claro que lo vemos como un problema.

Están viviendo un gran aumento en el precio de lo combustibles. ¿Cómo lo están sobrellevando?

Ahorrando lo máximo posible en costes. La subida del gasóleo vino para quedarse, con los impuestos.

¿Cómo les está afectando el comercio online?

Vino para quedarse. Cada vez van a hacer falta más vehículos, la gente lo quiere de ahora para ahora. A veces vas al mismo edificio diez veces, un producto no le gustó, ahora te lo devuelve, luego vuelvo a pedir otro... Está aumentando mucho el movimiento de vehículos, con congestión de tráfico y contaminación. Entiendo que habría que controlarlo; lo que no es normal es que vengan cinco furgonetas con objetos que pesan 300 gramos. Tendría que apoyarse al comercio pequeño, donde se deje el material y se recoja.

Compartir el artículo

stats