Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

La brecha de género en las extraescolares sigue abierta

Aunque hay actividades con igual número de niños y niñas, persisten diferencias

Dos niños practican judo en el trofeo Miguelito en el Coliseum. | // CARLOS PARDELLAS

La brecha de género en las actividades extraescolares todavía está abierta. Es cierto que en algunos casos particulares se ha ido cerrando y casi no queda cicatriz, pero todavía hay elecciones marcadas por el género. Niños a fútbol y niñas a ballet. Algo que en pleno 2022 no debería darse es una realidad en muchos colegios de A Coruña y su área metropolitana. Lo explica el técnico de programas educativos de la Federación Provincial das Asociacións de Nais e Pais de Alumnos (Anpas), Alberto Míguez, que detalla que aunque “la oferta se hace por tramos de edad, todavía se encuentran diferencias por sexo”. “Hay actividades más demandadas por niños, como fútbol sala, baloncesto y ajedrez, y otras en las que solo hay niñas, como ballet, gimnasia rítmica o baile moderno”, comenta, a la vez que informa que, teniendo en cuenta los últimos tres años, “un 45% de los participantes de actividades extraescolares son niños”. El resto, sobre un 55%, son niñas.

Sin embargo, ya se han dado pasos adelante. Desde la federación aseguran que hay deportes que han alcanzado la igualdad, como tenis o atletismo. Pero todavía hay que seguir trabajando en ello. “Es importante que las competiciones sean mixtas. Además, la mejor forma de integración es jugar conjuntamente. Para conocer y respetar a los demás, es bueno compartir una afición”, reflexiona Míguez. La presidenta de la Federación de Anpas, María José Ferreño, opina que “hay que cambiar el chip”. “Siguen existiendo esas diferencias y no puede ser”, apunta.

Una investigación de la Universidad Complutense de Madrid sobre extraescolares en España también alerta de esta situación. En actividades como danza y baile, ellas destacan: son 7,6 veces más que ellos. Los investigadores también han registrado que los chicos acuden a más clases de robótica y programación (el doble) y científicas (2,75 veces más), mientras que las niñas son mayoría en las extraescolares culturales como pintura, teatro y música (1,2 veces más).

Alberto Míguez explica que en las clases dedicadas a niños de 3 años prima “la conciliación”. “Muchas veces las familias eligen la actividad porque les cuadra bien de horario”, comenta. En Primaria, la situación cambia. “Ahí los niños y niñas ya tienen sus gustos y empiezan a elegir por eso o porque van también sus amigos”, cuenta. En esa etapa, a partir de los 5 o 6 años, es momento de decantarse por un deporte sin que importe nada más. “Desde los centros intentamos que niños y niñas se apunten a todo”, concluye el técnico, que celebra que haya una recuperación de participantes tras los años de pandemia.

Compartir el artículo

stats