Unos huesos humanos aparecieron en la calle San Juan, según confirmaron fuentes municipales. Los restos fueron trasladados para su estudio. Los primeros indicios apuntan a que pueden pertenecer a una persona que vivió en el siglo XIX. La aparición de los huesos en esta zona no es extraordinaria, ya que, a lo largo de la historia, hubo en este enclave iglesias que tenían aparejados cementerios, por lo que, en ocasiones, con obras -en este caso, privadas- salen de nuevo a la luz. También en 2007, en la misma calle aparecieron unos huesos.