Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

‘Cracks’ de las redes sociales después de su jubilación en A Coruña

Julia Natalia Ducid, de 80 años, y Antonio Graíño, de 65, son ya expertos en nuevas tecnologías gracias a la ayuda de la Cruz Roja

Antonio Graíño y Julia Natalia Ducid posan con sus móviles en la sede de Cruz Roja. | // CARLOS PARDELLAS

Lo que para muchos mayores es misión imposible, para Julia Natalia Ducid, de 80 años, y Antonio Graíño, de 65, es pan comido. Han necesitado clases y muchas horas delante de la tablet y el móvil, pero ya son unos expertos en redes. Hacen videollamadas con sus familiares, ven vídeos en YouTube, contestan mensajes en Facebook y hasta se plantean unirse a Tik Tok. Influencers con apptitudes, como les llaman en la Cruz Roja, que les ha ayudado, a través de un programa en colaboración con el Concello, a conocer a fondo las nuevas tecnologías. “Se me abrió una nueva ventana al mundo”, reconoce Graíño, que se jubiló hace poco y dedica parte de su tiempo libre “a mirar Facebook e Instagram, leer el periódico y ver la previsión meteorológica”. Eso sí, con limitaciones: “Solo cojo la tablet una hora por la mañana y otra hora por la tarde, no quiero engancharme”.

Le gusta mucho el mundo que se esconde detrás de la pantalla. “Yo le pedí a mi nieto que me enseñase, pero no me hizo mucho caso”, comenta. Ahí estaba la Cruz Roja para ayudarle. “Yo ya había pensado que cuando me jubilase, aprendería a usar la tablet. Esta fue mi oportunidad y estoy encantado”, declara, mientras desvela que su plan es comprarse “un smartphone grande” para llevar todas las posibilidades de ocio en el bolsillo.

A Julia Natalia Ducid le costó algo más dar el paso, pero ya no mira para atrás ni para coger impulso. Saca el móvil del bolso como si fuese un accesorio más del día a día. Su fiel compañero desde el confinamiento. “Cuando nos encerraron en casa, mis hijos, nietos y mi sobrino, que viven en Argentina, me decían que les mandase audios por WhatsApp. Después me pidieron que hiciésemos videollamadas. Al principio no quería, pero como vivo sola quería hablar con ellos”, recuerda. Es feliz con esos pequeños de desconexión cuando la distancia se convierte en cero, pero sigue echando de menos los abrazos: “Luego apago el móvil y sigo sola. Internet está bien, pero me falta esa parte más personal y física”. Por eso, aunque controla a la perfección la aplicación del autobús, del banco y del médico, prefiere ir en persona. “Pero para el alquiler por la aplicación”, añade.

En esta fase de explorar algo nuevo, ambos han estado acompañados por los profesionales de la Cruz Roja. La responsable del proyecto de competencias digitales, Emma Varela, ha guiado sus pasos junto a otros voluntarios. “Intentamos dar una atención individualizada porque las necesidades y los intereses son diferentes”, cuenta la responsable del área de mayores de la entidad, María Pombal, quien asegura que el objetivo es que “los mayores no se sientan solos”.

Julia Natalia Ducid se cansó de escuchar que “si no estás en el mundo digital, estás fuera de todo”. Aunque lo que más le motivó fue estar en contacto con la familia, ya tiene otras pasiones dentro de las nuevas tecnologías. “Un día hice una fotografía del amanecer desde mi casa y me propuse hacerlas durante varios días. También con el atardecer. Me gustan mucho y las comparto. Ahora solo me queda aprender a hacer un álbum”, informa la mujer, a la que le encanta “buscar vídeos de manualidades” para hacerlas en casa.

Antonio Graíño cree que su dominio de la tablet le permitirá mantenerse entretenido durante el invierno: “Podré leer el periódico desde casa”. Serán días de frío y lluvia, pero tiene muchas opciones en la mano, como “ver vídeos de recetas o escribir a amigos en Facebook”. Todavía no se atreve a las compras online, será un nuevo reto, aunque en la Cruz Roja les enseñan todo “sobre seguridad y cómo actuar”, indica Pombal, a la que le gusta mucho ver la evolución de los usuarios. Graíño y Ducid son un ejemplo. De hecho, contaron su experiencia en la segunda jornada de Personas Mayores que Ayuntamiento y Cruz Roja celebraron hace unos días en el Ágora.

Compartir el artículo

stats