Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El Concello retoma su plan para blindar el uso cultural del Museo de Arte Contemporáneo

El edificio, cerrado desde 2018, pasará a ser un equipamiento cultural privado y dejará de tener uso industrial y comercial | La recalificación proyectada se justifica por la necesidad de adecuarlo a su “uso real”

Interior del Museo de Arte Contemporáneo de A Coruña. | // MIGUEL MIRAMONTES/ROLLER AGENCIA

La modificación sobre la normativa para equipamientos del plan general que el Gobierno local llevará mañana a la comisión de Urbanismo pone en marcha de nuevo la iniciativa del Gobierno local para recalificar el edificio del Museo de Arte Contemporáneo del polígono de Agrela, que fue cerrado al público hace ahora casi cuatro años. El inmueble figura hasta el momento como dedicado a uso industrial y comercial, lo que permitiría que su propietario, el grupo Naturgy, lo dedicara a una actividad de ese tipo, y la propuesta municipal pretende que pase a ser un equipamiento cultural privado.

El cambio de calificación del MAC se suma al de otros equipamientos públicos y privados de la ciudad con el fin de corregir errores que se intentó aprobar hace ahora dos años, aunque la falta de apoyo por parte de otros grupos políticos hizo desistir al Gobierno local de llevarla al pleno. La recalificación del antiguo museo es justificada por el Ejecutivo municipal por la necesidad de adaptarla a su “uso real”, a pesar de que en la actualidad carece de actividad.

Si finalmente prospera esta iniciativa del Gobierno local, Naturgy se vería imposibilitado de dedicar el edificio a una finalidad diferente de la cultural o de venderlo a empresas interesadas en desarrollar una actividad comercial o industrial en esas instalaciones.

Cuando el grupo eléctrico anunció su decisión de cerrar el museo, el Gobierno local de Marea Atlántica le planteó la propuesta de que el Concello alquilase el inmueble, aunque recibió una respuesta negativa. La llegada de los socialistas a la Alcaldía al año siguiente supuso la solicitud municipal a la compañía de que reabriese el MAC, pero tampoco hubo resultados positivos. También la Diputación intentó buscar una solución reuniéndose con Naturgy en 2019, una vez más sin éxito.

La amplitud y calidad de la colección de arte contemporáneo que albergaba el museo animó a la Xunta a reclamar su gestión mediante su inclusión en la red gallega de centros expositivos, aunque sin incluir al edificio en su petición al entender que se trata de una competencia del Concello, aunque tampoco obtuvo una contestación favorable. Aunque fuentes de Naturgy señalaron el año pasado que el futuro del edificio y de la colección de arte está “pendiente de llegar a un acuerdo” entre la Fundación Naturgy, la Xunta y el Concello, y que las tres partes, además de la Diputación, afirman desde el cierre del inmueble que negocian sobre esta cuestión, por el momento no habido un resultado positivo.

En respuesta a una pregunta de Marea Atlántica, el Gobierno local manifestó a finales del año pasado que mantiene “contactos de manera permanente” con Naturgy y las “distintas partes implicadas” en el futuro del museo, aunque el entonces concejal de Cultura, Jesús Celemín —cuyas competencias en este campo fueron asumidas por la alcaldesa, Inés Rey— había explicado meses antes que le negociación se encontraba en un “impasse” , situación que parece no haber variado y que fue favorecida por la paralización de la vida cultural causada por la pandemia.

El recinto situado en la avenida de Arteixo nació en 1995 como Museo de Arte Contemporáneo Unión Fenosa (Macuf), adosado a la sede central de la empresa en A Coruña, donde también se hallaba el Museo Eléctrico. En el edificio se exhibieron las obras participantes en la bienal que convocó la empresa eléctrica en quince ocasiones, en la que las piezas ganadoras pasaron a formar parte de la colección del propio centro, formada por más de 600 piezas. El museo desarrollaba además una amplia actividad didáctica con centros escolares de toda la comunidad autónoma, a los que ofrecía visitas guiadas y talleres sobre diferentes aspectos relacionados con el arte.

En 2009, Gas Natural adquirió Unión Fenosa, por lo que el museo pasó a estar bajo su control, aunque ya con la denominación de Museo de Arte Contemporáneo (MAC). El grupo energético decidió en 2018 cambiar su nombre por el de Naturgy y a finales de ese mismo año su fundación anunció una reorientación en sus funciones, de forma que pasó a dedicar su actividad en el campo de la eficiencia energética y la sostenibilidad ambiental. De acuerdo con esa nueva política, cerró varias instalaciones que no guardaban relación con ella, entre las que se encontraban los museos de A Coruña y Sabadell.

Naturgy manifestó en aquel momento su disposición a alcanzar acuerdos para gestionar sus importantes fondos artísticos y el propio edificio, cuyo cierre fue especialmente criticado en los medios culturales de la ciudad. A finales de 2018 se creó el grupo A Colectiva, que se manifestó en contra del cierre y propuso alternativas al mismo.

Si la comisión de Urbanismo aprueba mañana la modificación de la norma del plan general dedicada a los equipamientos en la que se incluye el cambio de calificación del MAC, la propuesta tendrá que ser llevada a pleno para su aprobación inicial. Si recibe el apoyo de la Corporación, habrá que abrir un periodo de información pública durante el que los afectados podrán presentar alegaciones y se solicitarán informes a las administraciones con competencias en la materia. El documento elaborado con las correcciones que sean necesarias deberá pasar de nuevo por el pleno para recibir la aprobación definitiva.

Compartir el artículo

stats