Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El Clúster prevé tener financiación en 2023 para seis edificios más de la Ciudad de las TIC

Hay quince empresas interesadas en instalarse en los edificios de la antigua fábrica de armas | El Galaxy Lab, de investigación de drones, iniciará la reforma durante el próximo mes

24

Visita a las obras del primer edificio de la Ciudad de las TIC en A Coruña Víctor Echave

De murallas para adentro de lo que fue un día la fábrica de armas hay desde hace semanas ir y venir de trabajadores que se afanan en convertir la antigua nave de almacenaje en el Centro de Servizos Avanzados (CSA) de la Ciudad de las TIC. El Clúster TIC cuenta con que las seis empresas que se van a instalar en este primer edificio puedan hacerlo a lo largo del primer semestre del próximo año. Estas obras convivirán a partir del mes que viene con las que se realizarán unos metros más abajo, en la nave y el espacio adjudicados a la iniciativa Galaxy Lab —fuera del núcleo de siete naves del parque empresarial, aunque muy cerca de ellas—, que trabajará con drones y que construirá una jaula en donde ahora solo hay maleza.

Al mismo tiempo, el Clúster TIC sigue buscando financiación para poder iniciar las obras de rehabilitación necesarias para poder albergar a las nueve empresas —además de las seis que ya tienen su espacio asignado— que han solicitado instalarse en este nuevo recinto empresarial.

El Clúster, según avanzó ayer su director, Antonio Rodríguez del Corral, confía en encontrar financiación para todo el parque empresarial, que consta de siete naves —una de ellas ya lo tiene y es la que está en reformas—, durante el próximo año. Sobre el acceso público a las instalaciones, hay división de opiniones, aunque será la Universidade da Coruña (UDC) quien tendrá la última palabra sobre si el recinto será o no permeable.

Las empresas tienen claro que debería ser un espacio cerrado, aunque no se oponen a que puedan entrar personas ajenas al recinto siempre y cuando se haga con control de acceso y vigilancia. La vicerrectora de Infraestructuras, Amparo Casares, defendió ayer en una visita a las obras, que el recinto pueda estar abierto durante el día y que cierre por las noches, aunque tendrá que ser en una fase posterior, ya que, durante varios años se prevé que haya trabajos de reforma en las naves.

La idea es que el edificio CSA sea el espejo en el que se miren los demás, de modo que será sostenible y lo más probable es que no necesite ni calefacción sino solo refrigeración. “Abajo tendremos el showroom del sector TIC de Galicia donde vamos a enseñar y a formar al mercado en las nuevas tecnologías. Debajo de cada una de las plantas tendremos tres laboratorios, uno de inteligencia artificial, otro de new media, y otro de dispositivos inteligentes, que van a ser espacios de uso compartido entre los socios del Clúster TIC para desarrollar proyectos y prototipos porque habrá maquinaria para poder crear nuevos productos”, relató ayer el director del Clúster TIC, que añadió, además, que en la parte de arriba, en la primera planta estarán las seis empresas seleccionadas para instalarse en el CSA.

Un gran proyecto de inteligencia artificial nacido del Nodo, “a corto plazo”


El Nodo de Inteligencia Artificial del Hub de Innovación digital de Galicia (Dihgigal) espera entrar en funcionamiento durante el mes de noviembre. “La idea es juntar a las empresas con los centros de competencia que les puedan proveer de estos servicios, en este caso concreto, de inteligencia artificial”, explicó ayer el profesor responsable del nodo por la UDC, Marcos Ortega, que apunta a que, en la Ciudad del las TIC hay “una masa crítica” tanto de empresas como de investigación e innovación en este campo para que se puedan producir sinergias. En noviembre se constituirá el nodo y, a partir de ahí empezará a trabajar en “dar a conocer el hub de innovación digital a la sociedad y a las empresas y en mejorar su conocimiento a nivel social y en promover y dar soporte a proyectos de innovación y estratégicos que tengan que ver con la inteligencia artificial, tanto con empresas que sean socias del hub como con otras que se puedan acercar y animar a participar”. “No es un club cerrado ni exclusivo”, relató Ortega, que aclaró que no tendrán una sede física por ahora, pero que prevén instalarse en una pequeña oficina en el CSA de la Ciudad de las TIC. El objetivo es “a corto plazo, en el primer semestre del próximo año”, lanzar un proyecto en el que participen grandes empresas, incluso multinacionales, y que sirva de reclamo del nodo. De este modo, esperan atraer a empresas pequeñas y medianas del sector para poder lanzar o acelerar el lanzamiento de sus proyectos. “Esperamos también contar con financiación, tanto de capital privado como público, con ayudas y fondos europeos. Con esta colaboración, esperamos tener ya lanzado a mediados de 2023 un proyecto potente”, comentó Ortega, que se mostró favorable a que A Coruña pueda acoger la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial, porque favorecería la actividad del nodo.

“Vamos a tener una zona de coworking, un espacio de formación y un pequeño lugar multimedia para presentaciones y una zona de catering, porque la mayor parte de los empleados del sector TIC prefieren el teletrabajo y queremos atraerlos [a la oficina] no por la vía normativa sino porque tienen un edificio atractivo para trabajar donde pueden desarrollar su creatividad y su propio trabajo. Es representativo de las nuevas oficinas de las empresas tecnológicas”, relató ayer el director del Clúster, que apuntó que es “obligatorio” que, en la parte empresarial de la Ciudad de las TIC, “una parte del edificio se entregue al ecosistema” para que pueda haber laboratorios en todos los edificios, de modo que la intención es que ninguna de las naves sea alquilada íntegramente a una empresa sino que, al menos, cuente con un laboratorio que enriquezca el proyecto.

El CSA, según explicó Casares, mantendrá la estructura del antiguo almacén y recuperará las molduras. Se prevé además que, una vez rehabilitadas todas las naves, se pueda convertir en una “isla energética” ya que tendrán paneles fotovoltaicos.

El director de la Ciudad de las TIC, Alfonso Martínez, ya había apuntado en declaraciones a este diario que antes de febrero de 2023, que es cuando se prevé que empiece la actividad, pueda estar redactado el plan director que guiará las actuaciones en el resto de los edificios y sus planes de futuro.

Compartir el artículo

stats