Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El Gobierno local aparca la remodelación de los Cantones hasta el próximo mandato

El proyecto, que debía estar listo en julio, aún no fue entregado | La idea inicial era que las obras empezarán tras las de la calle Compostela y que terminaran antes de las elecciones

Imagen virtual del Cantón Grande tras su remodelación. La Opinión

La peatonalización de los Cantones y su remodelación definitiva, la iniciativa más ambiciosa puesta en marcha por el Gobierno local socialista, no se ejecutará hasta el próximo mandato, ya que la redacción del proyecto todavía no está terminada y cuando el Concello disponga del documento aún deberá licitar y adjudicar las obras. La empresa Eptisa y el estudio de arquitectura Vázquez Calatayud recibieron en julio de 2021 el encargo de la elaboración del proyecto, para lo que disponían de un año de plazo, aunque se cumplen ya 16 meses de la adjudicación.

Fuentes municipales señalan que aún falta tiempo para que se entregue el proyecto, por lo que se da por hecho que la reforma no podrá comenzar antes de las próximas elecciones municipales. Cuando en junio de 2020 el Gobierno local presentó esta actuación, mostró su intención de que se licitara ese mismo año y de que estuviera terminada antes de mayo de 2023, punto final del actual mandato.

También señaló que la reforma de la calle Compostela sería la primera fase que se pondría en marcha, tras la que se iniciarían el resto de los trabajos previstos. Pero la remodelación de esa vía está a punto de terminar sin que se conozca aún el proyecto para transformar los dos Cantones, el inicio de la Marina y las calles Santa Catalina y Entrejardines, en las que solo podrán circular taxis y autobuses, además de los residentes una vez que se complete la obra, cuyo coste se estima en cuatro millones de euros.

La propuesta de los autores del estudio previo que dio origen al proyecto que ahora se redacta, Xosé Manuel Vázquez Mosquera y Carmen Calatayud, plantea que los trabajos se desarrollen en cinco fases. Una vez completada la peatonalización de la calle Compostela, se pasaría a reformar la Marina entre el Obelisco y Correos, lo que permitiría crear frente a ese edificio la plaza de la Aduana. A continuación se eliminaría la salida de vehículos del aparcamiento del Cantón Grande y la de peatones se transformaría en una grada en medio de la acera.

La siguiente fase sería la pavimentación del Cantón Grande y la peatonalización y remodelación de Entrejardines. El proyecto concluiría con la intervención en el Cantón Pequeño, un tramo de la calle Santa Catalina y la plaza de Mina.

Compartir el artículo

stats