La Policía Nacional ha detenido a 11 personas en la desarticulación de una organización criminal internacional dedicada al tráfico de heroína con vehículos caleteados entre la provincia de A Coruña y Madrid. En total, se han realizado ocho registros y se han incautado más de 13 kilos de estupefacientes.

La operación, realizada de manera conjunta con la Guardia Civil, se inició a principios de año, cuando los investigadores detectaron la presencia en la ciudad de A Coruña de un hombre que se dedicaba a la distribución de heroína y que contaba con una “amplia infraestructura” para distribuir “grandes cantidades” de la droga en Galicia, según informa la Policía Nacional.

Así, los agentes pudieron comprobar que contaba con la colaboración de más personas que se dedicaban a distribuir los estupefacientes por distintos puntos de la ciudad y su área metropolitana, así como con una mujer de avanzada edad que regentaba un punto de distribución en el centro de Santiago de Compostela.

La organización también contaba con transportistas que se dedicaban al traslado de la droga, directamente hasta Galicia o a través de Madrid, utilizando diferentes vehículos dotados de sofisticados sistemas de caleteado para ocultar la droga.

En el mes de julio se detectó un transporte de la organización con destino a Galicia en el que los agentes sospecharon que podrían estar trasladando la heroína. Intervino el Servicio de Vigilancia Aduanera para, mediante medios radiológicos, localizar el lugar exacto de ocultación. En la caleta, ubicada en un doble fondo, localizaron 20 paquetes de heroína impregnados en resina con un peso total de 10 kilos.

Durante la investigación, también detectaron que la organización contaba con miembros encargados de facilitarles tanto vehículos como documentación para poder pasar desapercibidos en la ciudad.

El responsable de la organización en Madrid, para pasar desapercibido en sus desplazamientos —ya que tenía en vigor una prohibición de entrada en territorio Schengen— utilizaba documentación falsa y se hacía pasar por perito judicial.

Una vez que los investigadores constataron el papel que desempeñaba cada integrante de la organización, se estableció un dispositivo en el que se llevaron a cabo ocho entradas y registros en domicilios, seis en la provincia de A Coruña —cuatro en su capital, uno en Carballo y otro en Sada— y dos en Madrid.

Entre todos los registros, los cuerpos de seguridad se incautaron de tres kilos de heroína ocultos en un trastero utilizado por el encargado de la organización en Galicia, algo más de un kilo de hachís y 500 gramos de marihuana; 57.000 euros en efectivo, 900 dólares americanos; básculas de precisión y útiles para la manipulación y adulteración de la droga.