Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Presupuesto en A Coruña: Las cuentas de nunca negociar

La oposición vaticina una nueva prórroga del presupuesto por la falta de reuniones para pactarlo y la anunciada congelación de tasas

El portavoz municipal, a la izquierda, frente a los portavoces de Marea. | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

¿Habrá nuevo presupuesto municipal en 2023? Hace meses que el PP ya responde esta pregunta en los plenos de la Corporación cuando la gestión del Gobierno local y la planificación económica son motivo de algún asunto: no lo habrá, serán prorrogadas las cuentas de este año, vaticinan los populares. Es la impresión que tienen las demás fuerzas municipales, más cautas sobre el pronóstico en sus intervenciones. A menos de mes y medio para que acabe 2022, el calendario no ofrece tiempo suficiente —hacen falta comisiones, junta de gobierno, aprobación inicial en el pleno, exposición pública y aprobación definitiva— para que el próximo presupuesto entre en vigor el 1 de enero. Y, dado que el Ejecutivo socialista no ha tenido reuniones formales para abordar el asunto con el grupo preferente en las negociaciones, Marea Atlántica, no parece probable que 2023 vaya a tener nuevas cuentas pronto. El Gobierno local, cuestionado sobre este diario sobre si habrá nuevo presupuesto, elude responder.

Hay otros factores que el PP, y también otros grupos, utilizan para confirmar, o temer, que el Ejecutivo de Inés Rey vaya a prorrogar el presupuesto de 2022. Por un lado, el anuncio de la congelación de las tasas y tributos municipales, hecho en el último pleno por el portavoz municipal, José Manuel Lage. Antes de ese día, la semana pasada, ni siquiera había habido reuniones entre los grupos de la Corporación con las ordenanzas fiscales como asunto, con las que el Gobierno local calcula los ingresos que prevé obtener en un ejercicio. El viceportavoz de Marea, Iago Martínez, comentó que lamentaría que ese anuncio fuese “el prólogo” de la prórroga del presupuesto.

Por otro lado, la tardanza en llevar a cabo un cambio en las cuentas, anunciado también hace dos plenos —más de un mes—, hace pensar a la oposición que, a estas alturas del año, demorará el nuevo presupuesto o descartará incluso su elaboración. Esta modificación contable supondría la disposición de fondos para afrontar gastos relacionados con ámbitos como las escuelas municipales, la Ciudad de las TIC o la gestión deficitaria de una de las piscinas del Club del Mar. Pero a estas alturas de mes, no hay convocatoria de un pleno ordinario, o extraordinario, que tenga el asunto en el orden del día.

La oposición no ha recibido información alguna sobre los planes contables del Gobierno local, pese a que algunos grupos aseguran haber solicitado ya en el verano que los contactos por el presupuesto no tardasen en celebrarse. “No ha habido ni amagos”, más allá de conversaciones informales, admiten fuentes de la oposición. El candidato del PP a la Alcaldía, Miguel Lorenzo, criticó ayer que “a 17 de noviembre” los grupos sigan sin saber “nada” del presupuesto. “Todo indica que a 1 de enero entrará en vigor la prórroga de las cuentas de 2022”, augura Lorenzo, que censura “la parálisis de la gestión económica municipal”.

De cumplirse esta previsión, el Gobierno socialista prorrogaría dos veces el presupuesto durante su mandato. La primera vez lo hizo a finales de 2020, con el argumento de la crisis y la incertidumbre económica provocadas por la pandemia del COVID, según explicó la alcaldesa entonces. La oposición en bloque se le echó encima y acusó al Ejecutivo de “falta en ambición”. Esta vez el contexto es distinto y las elecciones están a medio año.

Compartir el artículo

stats