SI NO LO LEO NO LO CREO

Reivindicación trascendente del grafiti

Antón Peruleiro

Contemplamos en la calle de la Barrera una pintada que reza (en mayúsculas, que les ahorramos para que no parezca que gritamos al lector más de lo necesario): “La grafología es seudociencia. ¡El graffiti es cultura”. Más allá de la ironía de que hayamos tenido que añadir tildes y corregir errores para no sincopar a nuestro departamento de corrección, nos plegamos a su lógica empoderante. Escribir y pintar en vertical, por supuesto, es parte de una tradición cultural de amplio recorrido, que enlaza a nuestro agudo escritor con los cavernícolas caníbales del Paleolítico, los dibujantes de obscenidades de la antigua Pompeya y los filósofos que recorren con boli nuestros urinarios públicos.