Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

José Sellier, una vida de cine en A Coruña lejos de los focos

José Luis Castro de Paz, Rubén Ventureira y Alfredo Sellier reivindican la figura del fotógrafo y cineasta en el centenario de su fallecimiento: “Él rodó la primera película española”

José Luis Castro de Paz, Rubén Ventureira y Alfredo Sellier, ayer frente al antiguo cine París en la calle Real. | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

El 21 de noviembre de 1922 es un día marcado en rojo en el calendario de la historia de A Coruña. Hace cien años nació la actriz María Casares, y ese mismo día falleció el fotógrafo y cineasta José Sellier. Ella triunfó en Francia y enamoró a Albert Camus. Él nació en el país vecino, pero pasó parte de su infancia en A Coruña, y aquí se asentó años después hasta su muerte. “Venía de fuera, pero se convirtió en un coruñés de pro”, indica el historiador de cine José Luis Castro de Paz, quien en los años 90 entró en el universo de Sellier, sobre el que investigó —y sigue investigando— durante mucho tiempo y dio con una verdad que a día de hoy sigue reivindicando: fue un pionero del cine español.

José Sellier (derecha) con su familia en Os Castros en 1915. | // J. C. SEGUIN / ARCHIVO SELLIER

De niño vivió en la calle Sol, tenía un estudio de fotografía en la calle San Andrés y de su tumba nada queda. Tampoco de sus películas. Pero sí archivos e imágenes que permiten reconstruir sus pasos. A eso se ha dedicado Castro de Paz, que ha contado, en estos últimos años, con la ayuda del periodista Rubén Ventureira y del familiar de José Sellier, Alfredo Sellier, tataranieto del hermano del fotógrafo, Luis, que también residía en la ciudad. “Hemos ido sacando datos de aquí y de allá. Conocimos su segundo apellido, Loup, y también que fue uno de los primeros en tener línea telefónica y que la matrícula de su coche era el número 16”, detalla Castro de Paz.

Visita a O Pasatempo de Betanzos. | // J. C. SEGUIN / ARCHIVO SELLIER Ana Carro

Aunque “fue uno de los grandes fotógrafos de la ciudad y retrató a toda A Coruña en su estudio”, comenta Ventureira, hay otro hito en su historia que le hace todavía más especial. “Se decía que el cine había nacido en Zaragoza, pero fue en A Coruña. Sellier compró a los hermanos Lumière un cinematógrafo que permitía grabar y proyectar”, relata. Era 1897. José recorrió las calles de A Coruña para hacer sus propias películas que luego proyectaba en un bazar ubicado donde hoy se encuentra el edificio del cine París. Más tarde, las mostraba en su estudio de San Andrés. “Él rodó la primera película española”, sentencia Alfredo Sellier, quien tiene “mucha información familiar y documentos” sobre aquella época.

Imagen del oleaje del Orzán, una de sus películas. | // J. C. SEGUIN / ARCHIVO SELLIER

José Sellier rodó el mar del Orzán, la salida de los obreros de la fábrica de gas, el entierro del general Sánchez Bregua o la salida de misa de la iglesia de San Jorge. “Hizo la primera película de género deportivo, que es una carrera de bicicletas, y la última fue Desembarco de los heridos de la guerra de Cuba, en la que fue al muelle de hierro para grabar esta catástrofe humanitaria. En cierto modo, hizo un cine social. Rodó lo cercano a él”, expone Ventureira, quien opina que eso hace que sea “una figura trascendental en la historia de la ciudad”.

Por esas películas, “de plano fijo y apenas un minuto de duración”, su nombre debería formar parte del primer capítulo de la historia del cine en España. Aunque el periodista cree que si Sellier levantase la cabeza, quedaría “asombrado” de esta reivindicación. “No era consciente de que era un pionero del cine. Él era fotógrafo”, apunta.

Alfredo Sellier lamenta que la figura de su familiar haya quedado “olvidada”. Se hizo una exposición en 2013 en la Casa de la Cultura Salvador de Madariaga y José Sellier da nombre a una plaza, a un premio y a una sala del CGAI. Pero nada sobre el centenario de su fallecimiento. “Hay una falta de conocimiento sobre Sellier como pionero del cine. Está poco valorado y no solo él sino lo que hizo. Esta es una ciudad con festivales de cine y podría destacar más ese hito”, expone el tataranieto de Luis Sellier.

Castro de Paz, Ventureira y Sellier se han puesto de acuerdo para que este nombre no desaparezca y forme parte de las páginas más importantes de la historia cultural coruñesa. “Este año había que reivindicarlo. Tendría que haberse hecho más. Era una ocasión muy buena”, reflexiona el periodista. José Sellier debería tener un sitio de honor junto a personajes importantes como Fernando Rey o María Casares, sobre la que sí se han realizado actividades por el centenario de su nacimiento. “Hemos hecho lo que hemos podido. No lo conocía nadie y ahora tiene una plaza. Nuestra voluntad era que en 2022 hubiera un tratamiento más serio por parte de las Administraciones, pero no nos han hecho demasiado caso. Es una pena porque estamos en condiciones de dibujar su historia con todo detalle y podríamos dar datos muy novedosos”, justifica Castro de Paz, quien día a día sigue descubriendo cosas del fotógrafo y cineasta: “estos días leí que Wenceslao Fernández Flórez acudía a sus sesiones”. Para Ventureira, lo peor es que “no se conserven sus películas”.

De ahí la necesidad de seguir hablando de ellas, aunque hayan pasado cien años de la muerte de su creador. Habrá una nueva oportunidad mañana, lunes, en el cine París, donde Castro de Paz, Ventureira y Sellier repasarán la vida del fotógrafo y cineasta José Sellier Loup.

Compartir el artículo

stats