Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El comercio aplaude la idea del banco de bajos, pero espera a saber cómo se concretará

Las agrupaciones del sector señalan que el éxito depende de que la bolsa tenga publicidad y de cuánto abarate los precios, y dudan de que acabe con el problema de locales vacíos

Un bajo vacío tras el cierre del último negocio que lo ocupaba, en una calle del centro de A Coruña. | // VÍCTOR ECHAVE

El banco de bajos pactado por Marea y PSOE, que gestionará el alquiler de locales comerciales a precios tasados dando condiciones favorables y garantías a propietarios e inquilinos, ha sido acogido como una buena noticia por las agrupaciones de comerciantes de la ciudad, como también lo ha sido la línea de ayudas a pequeños negocios aprobada esta semana y que saldrá a inicios del año que viene. Pero las asociaciones consultadas también coinciden, unánimemente, en esperar a saber cómo se concretarán las medidas, parte del programa Mover Os Baixos, y, en especial, cuánto bajarán los precios del alquiler regulado.

El presidente de la Asociación de Comerciantes y Vecinos de Monte Alto y de la Federación Unión de Comercio Coruñesa, José Luis Boado, señala que la iniciativa le parece “muy correcta” y celebra que se incluyan dos peticiones trasladadas por el sector: el establecimiento de “alquileres adecuados” y el aval por parte del Concello, que “garantiza al arrendador el cobro del alquiler”. La iniciativa puede convertirse en una forma “asequible” de impulsar a los pequeños emprendedores y evitar la conversión de bajos en viviendas, indica. “Pero no sabemos si se va a llevar a cabo de forma correcta y eficiente”, advierte.

En parecidos términos se expresa el presidente de la agrupación de Comerciantes y Empresarios de la Ciudad Vieja, Adolfo López, que indica que el propósito de la medida es positivo pero, “como siempre, depende de la fórmula que se vaya a aplicar”. La cuestión, afirma, “no es la buena intención, que la hay, sino cómo se desarrolla, pues es un tema complejo: el banco de alquileres de la Xunta fue bastante fracaso”. Y, añade: “El problema fundamental es cuáles son los precios” que el Concello va a calcular. También tiene dudas sobre si habrá emprendedores suficientes para llenar los locales vacíos.

La presidenta de la Zona Comercial Obelisco, Isabel Porto, ve que en su zona, comercialmente atractiva, se está “alquilando más”, pero hay “muchos locales que es una pena que estén vacíos”, y recuerda que por una parte hay precios “muy caros” y, por otra, “la gente tiene mucho miedo, no se arriesga a emprender”. Dado que la adscripción al programa es voluntaria, no sabe si servirá para moderar los precios, pero en todo caso el banco le parece una “muy buena idea” y celebra que se haga “sin tocar la propiedad”.

El presidente de la Asociación Centro Comercial Urbano Agra-Barcelona, José Manuel Castro, ve en su zona “muchísimo local vacío” y considera que las medidas tienen una “buena” intención, a la espera de ver su concreción y los “matices”. También señala que hay bajos que nunca serán comerciales “porque han cambiado los patrones de consumo”. “El gran vendedor es Internet, luego los centros comerciales, y el pequeño comercio es el último”, expone Castro, que cree que habría que convertir bajos en pisos.

El presidente del Distrito Mallos, José Salgado, prefiere esperar a tener las “ideas claras” y que se concrete la convocatoria para atraer locales privados al banco, pero señala que la idea, para tener “consistencia” depende de que llegue a los propietarios. “Tendría que haber un instrumento para visitar a esta gente y hablar con ellos”, afirma.

“Echamos de menos licitar”

La vicepresidenta del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de La Coruña, Patricia Vérez, ve “beneficiosas” las iniciativas para fomentar el alquiler de locales y su reparación, y cree que “todo lo que sea mejorar la seguridad jurídica de propietarios e inquilinos es muy positivo”, pero indica que le hubiera gustado que el Concello se hubiese puesto en contacto con el colegio para desarrollar el programa.

También echa en falta una “licitación pública”, esto es, un concurso abierto, para gestionar el banco de bajos, que se encargó a la empresa municipal Emvsa, para que el proceso fuese “transparente”. Pide al Concello agilizar las ayudas a autónomos y micropymes y mejorar la concesión de licencias de cambio de uso a viviendas de los bajos, algo que ahora es “muy difícil”.

Las ayudas al alquiler de local salen en enero

La línea de ayudas directas de Mover os Baixos dedicará 900.000 euros a subvencionar a pymes, autónomos y entidades de economía social (para las que se reservan 100.000 euros), y, según las previsiones del Concello, se podrán solicitar en enero de 2023. Cubrirán gastos de actividad económica asumidos entre enero de 2022 y el 30 de junio del año que viene, entre ellos renta de locales, su reparación y medidas de ahorro energético. Se darán hasta 3.000 euros por solicitante, 6.000 si han ocupado un bajo comercial vacío.

Compartir el artículo

stats