Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Francisco Vázquez, alcalde de A Coruña en 1992: “La frase de Ferrol me costó un enfado de su alcalde”

Francisco Vázquez, alcalde en el momento del accidente. | // LOC Marta Otero Mayán

“Me llamó y me dijo que había un barco encallado, y yo digo que cómo va a haber un barco. Me dice que sí, que es un barco grande, está ahí encallado y llegan coches de policía”. Francisco Vázquez recuerda así su reacción cuando, a las 5.00 de la madrugada, le despierta el telefonazo del diputado socialista José Nogueira, que acababa de avistar el buque desde su piso de Monte Alto. 

Cinco horas más tarde, el alcalde presenciaba, ante el petrolero en llamas, cómo el humo negro producto de la deflagración engullía la Torre de Hércules, recién restaurada esa misma semana. “Vino un marino y subimos él y yo solos a la plataforma de la Torre de Hércules, a la base. Él estuvo allí mirando, echó cuentas y me dijo que esto va a estallar y va a entrar en combustión aproximadamente entre media hora y una hora. Y efectivamente así fue”, recuerda los instantes previos. 

A esa primera llamada le siguieron días de intenso trabajo para coordinar las actuaciones necesarias para desalojar el barrio, que incluían un plan para evacuar la ciudad en caso de que fuera necesario. “Elaboramos un plan de desalojo de la ciudad. El plan establecía una dirección única de la autopista, para facilitar la evacuación”, confirma. A los coruñeses dirigió un bando en el que, bajo el título Saldremos adelante, reflexionaba si merecía la pena que la ciudad permaneciese a merced de la catástrofe cada vez que un buque penetraba en la ría; una reflexión que marca el momento fundacional de la dársena exterior de Punta Langosteira. Para la posteridad quedó una frase sobre la que pesa algún componente de leyenda, en la que, presumiblemente, llamaba a la tranquilidad indicando que “el humo va para Ferrol”. “La frase no fue entendida por el alcalde de Ferrol, que era buen amigo mío. Couce se enfadó mucho conmigo”, recuerda. 

Compartir el artículo

stats