Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El Concello retoma el carril bici para unir Riazor con la plaza de Ourense y proyecta otros dos tramos

Aplazó su ejecución para atender los gastos de la pandemia | Los nuevos viales fueron solicitados en los presupuestos participativos

Zona peatonal de la plaza de Lugo. Carlos Pardellas

Los gastos extraordinarios que se vio obligado a afrontar a causa de la pandemia del coronavirus llevaron al Gobierno local a aplazar la ejecución de varias iniciativas que habían sido incluidas en los presupuestos de 2020. Una de ellas, la construcción de un enlace en el centro de la ciudad entre los carriles bici metropolitano (de la Marina al puente de A Pasaxe) y del paseo marítimo, que contaba entonces con una dotación de 58.000 euros, ha sido puesta en marcha ahora con la contratación de la redacción de su proyecto por 11.900 euros.

Esta actuación fue propuesta y aceptada en los presupuestos participativos de 2019. También mediante esa fórmula el Concello saca adelante además otros dos tramos de carril bici, el que unirá la ronda de Nelle y la avenida de A Sardiñeira a través de la de Arteixo, y el que recorrerá Novo Mesoiro, para los que también se adjudicó la redacción de sus respectivos proyectos.

La conexión de los viales para las bicis existentes a ambos lados de la península coruñesa fue planteada con el fin de evitar el rodeo por la Torre de Hércules para quienes quieren desplazarse hacia la zona portuaria desde los barrios que miran hacia Riazor, ya que ahora están obligados a introducirse en una zona caracterizada por un denso tráfico.

La propuesta consistía en salir del paseo marítimo por Regidor Somoza y de allí seguir por la zona peatonal de la plaza de Pontevedra hasta Juana de Vega y la plaza de Mina, donde enlazaría con el carril bici que recorre el borde de la bahía. Pero los técnicos municipales defendieron entonces una opción diferente que partiría de la plaza de Mina hacia la calle Compostela, plaza de Lugo, Teresa Herrera y plaza de Pontevedra. Para ello sería necesario eliminar la señalización horizontal existente y sustituirla por una nueva, así como modificar el cruce entre las calles Betanzos y Fonseca, así como el de Ferrol y Padre Feijoo mediante la ampliación de aceras.

También habría que cambiar la frecuencia de los semáforos en esos puntos e instalar elementos delimitadores del carril bici, que discurriría por la calzada y uno de cuyos sentidos sería contrario al del resto del tráfico. Pero la reciente remodelación de la calle Compostela, iniciada con posterioridad a la propuesta del carril bici, genera dudas sobre si los técnicos mantendrán el recorrido seleccionado originalmente para esta conexión, que deberá ser definida en el proyecto ahora encargado.

El tramo previsto en la avenida de Arteixo dará continuidad a otros ya en funcionamiento en sus extremos. Por un lado el que recorre la carretera a los Baños de Arteixo que continúa por la avenida de Arteixo hasta la altura de la polideportivo de A Sardiñeira, mientras que por el otro lado continúa por la ronda de Nelle y el sector de la avenida situado al otro lado del cruce con esa vía. En Novo Mesoiro, los vecinos de ese barrio podrán enlazar con el carril bici existente en Mesoiro y continúa por el campus universitario, desde el que se puede acceder a otros tramos.

Compartir el artículo

stats