Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El parque del Agra, anclado en 2020

La falta de respaldo en el pleno hace que el Gobierno local desista de intentar de nuevo la aprobación del cambio del plan general necesario para desarrollar este polígono residencial

Solar de la antigua residencia de las Adoratrices, que forma parte del polígono Parque del Agra. Víctor Echave

“El Gobierno local ya llevó a pleno la modificación del plan general en el parque del Agra, no teniendo el apoyo del mismo, la intención es llevarlo cuando pueda contar con dicho apoyo”. Así respondió el Ejecutivo municipal a la pregunta por escrito del Partido Popular sobre sus previsiones para retomar el cambio de la normativa urbanística al que está obligado el Concello en el polígono para cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que en 2016 ordenó reducir su superficie en 3.163 metros cuadrados.

Ese terreno, que forma parte de la parcela de la desaparecida residencia de las Adoratrices, debe ser recalificado como suelo urbano consolidado, lo que permitirá la construcción de viviendas. Su propietario, el empresario Juan Carlos Rodríguez Cebrián, solicitó tras la sentencia licencia para construir, pero fue rechazada porque previamente debe modificarse el plan general.

El fallo judicial supone además reducir el espacio libre del polígono en 2.846 metros cuadrados, por lo que quedará en 13.508, mientras que la superficie para los viales pasará de 4.706 a 2.875 metros cuadrados y la de los equipamientos de 2.605 a 2.085 metros cuadrados.

Faltan solo tres meses para que se cumplan tres años del único fracaso del Gobierno local en el pleno con una iniciativa urbanística, a la que se opusieron Marea Atlántica y BNG. Ciudadanos apoyó entonces el proyecto, mientras que el PP se abstuvo al apreciar problemas técnicos en el mismo. Desde entonces, el Gobierno local no ha vuelto a intentar someter a examen de la Corporación el cambio del plan general en este lugar, ya que los dos únicos grupos políticos que le permitirían obtener la aprobación en el pleno, PP y Marea Atlántica, no han recibido propuestas para negociarlo, según confirmaron ambos a este periódico.

A falta de seis meses para que concluya el actual mandato municipal, parece poco probable que se produzca una nueva iniciativa sobre este asunto. El Ejecutivo socialista se enfrenta por un lado al problema de conseguir un cambio de postura de Marea, que plantea que el polígono se convierta en una zona verde para un barrio que carece de ellas y que padece una alta densidad de población.

La propuesta del Gobierno local consiste sin embargo en una zona residencial con catorce edificios de viviendas, los más altos de ellos con ocho plantas y con fachada a la calle Gregorio Hernández. Durante su etapa al frente del Concello, la propia Marea diseñó un plan para el parque del Agra con trece inmuebles, dos con ocho plantas, pero finalmente desistió de ese proyecto.

Durante la negociación del proyecto del presupuesto municipal de 2022, el Gobierno local admitió la posibilidad de buscar una fórmula para reducir la edificabilidad y aumentar la zona verde, según explican fuentes de Marea, pero no llegó a concretarse y, tras la llegada de Francisco Díaz Gallego a la concejalía de Urbanismo en sustitución del dimitido Juan Díaz Villoslada, este asunto no volvió a abordarse.

La opción de recurrir a los votos del Partido Popular para sacar adelante la modificación del plan general es factible desde el punto de vista aritmético, ya que se sobrepasaría ampliamente la mayoría necesaria, pero implicaría dejar al resto de grupos de la izquierda en el Concello el argumento de una alianza del PSOE con los conservadores en materia urbanística.

La asociación de vecinos más veterana del barrio reclama desde hace años la transformación de esos terrenos en una gran zona verde, para lo que propuso inicialmente que fueran expropiados.

El Gobierno local lo descartó al estimar que esa iniciativa tendría un coste de 15 millones de euros. Posteriormente sugirió obtener el suelo para el parque a través de una permuta por terrenos municipales, aunque recibió de nuevo una respuesta negativa. Desde que el pleno rechazó en 2020 la modificación del plan general, este colectivo ha efectuado protestas públicas en demanda de su reivindicación, en especial a las puertas del Palacio Municipal.

Compartir el artículo

stats