Marea Atlántica afirma que la “proliferación de contratos menores”, esto es, asignados sin concurso por su pequeña cuantía, en la gestión administrativa de la concejalía de Medio Ambiente, se debe al “parálisis y caos” del área municipal, la que más gastó en este formato en el tercer trimestre de este año. Según indica la formación, los cerca de 383.000 euros adjudicados en contratos a dedo en ese trimestre “parece corresponderse con trabajos que deberían hacerse con la bolsa de mejoras de parques y jardines”.

El contrato de mantenimiento de estos lleva un año prorrogado, pero Marea afirma que el problema se ha prolongado todo el mandato. La bolsa “tenía reservados más de tres millones para trabajos en zonas verdes”, que el anterior Gobierno local aprovechó para proyectos como huertas urbanas y áreas caninas, pero “en este mandato desconocemos en qué se invierten”, porque el Gobierno local “no rinde cuentas” y aunque pidieron los datos “varias veces, no nos respondieron”. Desde el BNG critican el “uso abusivo de la fórmula de los contratos menores”. En el tercer trimestre sumaron 2,57 millones, un 11,57% más que en 2020.