Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Cuatro años con el MAC de A Coruña cerrado, tras reuniones con “alternativas” en estudio pero sin solución

El Concello admite contactos con Naturgy en el último año por el futuro del edificio y su colección de arte | Un cambio reciente en el plan general establece que la zona en la que se ubica solo puede tener uso cultural

Interior vacío del Museo de Arte Contemporáneo a finales de 2019. | // MIGUEL MIRAMONTES/ROLLER AGENCIA

Los cuatro años que este mes se cumplen del cierre del Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de A Coruña, que gestionaba la Fundación Naturgy, no han desvelado ninguna solución concreta para el recinto cultural, ni en el mandato de Marea Atlántica ni en el del PSOE. En este tiempo se han celebrado reuniones entre el Concello, la Xunta y la empresa eléctrica, de las que no han salido iniciativas que se tradujeran en la recuperación del museo. En 2022 hubo al menos un encuentro, según responde el Gobierno local al grupo municipal del Partido Popular a una pregunta escrita del pleno. ¿Con qué resultado? El Ejecutivo se limita a contestar, sin detallar, que en el conjunto de conversaciones mantenidas desde finales de 2018 con Naturgy “se han valorado diferentes alternativas”.

La respuesta municipal es parecida a la que el Gobierno socialista dio hace justo un año a otro grupo de la Corporación, Marea, cuando afirmó que tenía “contactos de manera permanente” con Naturgy y las “distintas partes implicadas” en el futuro del MAC, ubicado en el polígono de Agrela. Esos contactos prosiguen, según la última contestación sobre el asunto, con el fin de que el inmueble y la colección de arte que guardaba, compuesta por más de 600 obras, sean “puestos en valor” y tengan “continuidad”.

Esta última contestación se produce poco después de que la Corporación municipal aprobase de forma inicial en el pleno una modificación en la normativa para equipamientos del plan general por la cual se evitarán trámites para efectuar reformas en instalaciones de este tipo públicas y privadas y se acortarán los plazos en al menos nueve meses. Este cambio urbanístico, que el Gobierno local pretendía aprobar hace dos años pero no encontró el respaldo de otros grupos para llevarlo al pleno, pone en marcha también, según su documentación, la intención del Concello de recalificar el edificio del MAC para blindar su uso cultural, frente a la calificación actual que tiene como instalación dedicada a uso industrial y comercial.

Con este paso, la instalación pasaría a ser un equipamiento cultural privado. Pero desde octubre, cuando se aprobó el cambio urbanístico con el apoyo del PP, la negativa de Marea Atlántica y la abstención del BNG y la edil no adscrita Isabel Faraldo, se abrió un periodo para alegaciones e informes sectoriales en el que Naturgy podría poner reparos a las pretensiones municipales respecto al futuro del museo y defender que continúe con su utilización industrial y comercial.

La compañía manifestó inicialmente, a finales del mandato pasado, que preveía ceder las obras de la antigua Fundación Unión Fenosa, que gestionaría el Concello en otra ubicación, pero no el espacio de manera gratuita.

En aquel momento la colección, según Naturgy, permanecía guardada en un almacén de Agrela. Meses después, ya con el Gobierno local del PSOE, este proponía una solución planteada antes por Marea, el alquiler temporal del museo mientras el Ayuntamiento buscaba una alternativa para una nueva sede. De esta propuesta no se conocieron avances y la instalación va a cumplir cuatro años cerrada.

El área municipal de Cultura estuvo encabezada al comienzo del mandato por Jesús Celemín y después por la alcaldesa, Inés Rey, directamente. El primer titular del departamento, reacio de entrada a pagar un alquiler a Naturgy, explicaba a comienzos de 2020 que el proceso por determinar qué iba a ocurrir con el MAC se hallaba en una etapa de “impasse” en la que parece continuar. También instaba a la Xunta a emprender alguna acción para conservar el museo, pero la administración gallega, que en un principio pretendía incorporar la colección del MAC a su red de museos, se desentendió de las negociaciones por el edificio de Agrela y manifestó que apoyaba al Ayuntamiento en su intención de mantener la colección de arte en la ciudad.

Como responsable de Cultura, Inés Rey tampoco ha anunciado novedades sobre el Museo de Arte Contemporáneo, aunque al comienzo del mandato solicitó sin éxito a Naturgy la reapertura del recinto. Dos meses después comenzaron las negociaciones entre la empresa, el Concello y también la Diputación. Los resultados siguen sin trascender.

Nacimiento y reorientación

El recinto cultural, con dirección en la avenida de Arteixo, vio la luz en 1995 como Museo de Arte Contemporáneo Unión Fenosa (Macuf) adosado a la sede central de la empresa en A Coruña, donde también se hallaba el Museo Eléctrico. En el inmueble se exhibieron las obras participantes en la bienal que convocó la empresa eléctrica en quince ocasiones, en la que las piezas ganadoras pasaron a formar parte de la colección del centro, formada por más de 600. El museo desarrollaba además una amplia actividad didáctica con centros escolares de toda Galicia, a los que ofrecía visitas guiadas y talleres sobre diferentes aspectos relacionados con el arte.

En 2009, Gas Natural adquirió Unión Fenosa y el museo pasó a estar bajo su control, aunque ya con la denominación de Museo de Arte Contemporáneo (MAC). El grupo energético decidió en 2018 cambiar su nombre por el de Naturgy y a finales de ese mismo año su fundación anunció una reorientación en sus funciones, de forma que pasó a dedicar su actividad en el campo de la eficiencia energética y la sostenibilidad ambiental. Con esa nueva política, cerró varias instalaciones que no guardaban relación con ella, entre las que se encontraban los museos de A Coruña y Sabadell. Naturgy manifestó entonces su disposición a alcanzar acuerdos para gestionar sus fondos artísticos y el propio edificio, cuyo cierre fue muy criticado en los medios culturales de la ciudad.

Compartir el artículo

stats