Cuando se produce una avería o incidencia en un equipamiento municipal, es comprensible que inicialmente se adopte una solución de emergencia para conseguir que continúe en funcionamiento y la ciudadanía no se vea perjudicada. Por eso no es de extrañar que el semáforo del cruce entre San Andrés y Pórtico de San Andrés, frente a la iglesia castrense de A Coruña, tenga una de sus luces sujeta al poste con una cinta aislante. Pero ese apaño debería haber valido solo para un momento, ya que hay una empresa contratada para el mantenimiento de estas señales.