Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

“La clave está en cómo conseguimos que la inteligencia artificial llegue a la gente”

“Es muy importante que en A Coruña se vayan a definir las estrategias a nivel de Estado”

Nicolás Sánchez, en la sede de Afundación. | // VÍCTOR ECHAVE

Afundación ha inaugurado este mes el ciclo de conferencias sobre inteligencia artificial, con motivo de la exposición sobre esta tecnología que acoge su sede de A Coruña. El encargado de dar la primera charla fue Nicolás Sánchez, ingeniero de telecomunicaciones y Chief Digital Officer en Plexus Tech. Asegura que “es una oportunidad” que A Coruña haya sido designada como sede de la Agencia Española de la Inteligencia Artificial, pero reconoce que la designación no va suponer que todo el mundo empiece a utilizarla ahora. Para él, lo más importante es conseguir que esa tecnología llegue al mayor número de personas posible.

¿Qué supone para la ciudad de A Coruña que haya sido designada como sede de la Agencia Española de la inteligencia artificial?

De entrada, es una oportunidad. Lo veo como una gran oportunidad. Tendremos aquí a la agencia donde se van a definir las estrategias a nivel de Estado de inteligencia artificial y eso siempre es importante. Que sea aquí donde se definan las estrategias es muy relevante. Pero si no logramos llevarlas al ecosistema industrial o empresarial no va a valer de nada. Lo considero positivo, pero tampoco vayamos a pensar que por esta designación todo el ecosistema empezará a usar la inteligencia artificial.

Si le llamasen de la Agencia para que les asesorase, ¿qué les diría?

Lo primero es que vamos tarde. No solo España, sino toda Europa. Los chinos nos llevan muchísima delantera. Estados Unidos y Europa se quedaron atrás. Estados Unidos reaccionó y Europa ha reaccionado hace relativamente poco con lo cual vamos con retraso. Hay una ventaja y es que también sabemos los errores que se han producido.

Llegamos tarde, pero ahora que hemos llegado…

La clave es cómo conseguimos que esta tecnología llegue a la mayoría de la gente. Les diría que no nos paremos a definir megaestrategias. Lo más importantes es cómo conseguir trasladar lo que ya hay para que se utilice en el sector empresarial. Algo parecido a cómo se está haciendo ahora con el kit digital.

¿Y cómo trasladamos esa idea?

La discusión no es si tengo que dar más humanidades, menos humanidades en el bachiller, en la ESO, que es lo que estamos discutiendo en España todos los días. Lo que hay que discutir es cómo puedo hacer que todo esto que viene de inteligencia artificial y nuevas tecnologías se meta en los programas educativos desde pequeños, no obviamente para ser experto, pero sí para que se genere una cultura y también para contrarrestar los problemas éticos que se van a generar. No puede ser que dependamos de una formación profesional específica o de una formación universitaria específica. El común de la gente tiene que saber eso, sino, no podemos competir. La gente piensa que es muy complicado la inteligencia artificial, el coche autónomo… pero no te preocupes, te voy a hablar de algo más sencillo: Alexa, Siri… Esas tecnologías basadas en inteligencia artificial que ya estás usando.

¿La inteligencia artificial es para todos?

No. Hay muchas empresas que no podrán implementarla. Muchas y no te hablo de pequeñas empresas, sino de las que facturan 200-300 millones de euros, que no están en disposición de beneficiarse de este tipo de tecnologías porque tienen que dar pasos previos.

¿Cómo le podría explicar a mi madre qué es y que va a suponer la inteligencia artificial?

Mi padre tiene 92 años. Todavía por suerte está muy bien de la cabeza y pregunta cosas de estas. Y le digo que él ya la está utilizando. Ahora mismo le puedes decir a la televisión con el asistente de voz que te cambie de canal o que te ponga una canción. Puede ayudar mucho a la gente. Hay muchísimos aspectos de nuestra vida que nos puede facilitar. Y en el sector empresarial, puede evitar muchas tareas que son automáticas o repetitivas. Uno de los bufetes de abogados más importantes de España ya estaba explorando hace unos años que todos los correos que reciban los clasifique automáticamente una inteligencia artificial, los redirija a diferentes carpetas y que, además, sea capaz de redactar contratos comunes.

¿La inteligencia artificial es la mayor revolución tecnológica desde la irrupción de internet?

Sí, sí sin duda alguna. Por ejemplo, en la cuestión del lenguaje natural, ya hay inteligencias artificiales que son capaces de crear textos y ahí es donde se pueden hacer ahora mismo auténticas maravillas con una relación coste beneficio muy baja. Eso va a ser impresionante. Aunque también, por ejemplo, con el coche autónomo se ha parado de evolucionar y también con las redes neuronales. Pero es lo que se llama el invierno de la inteligencia artificial. Se ralentizan hasta que vuelven a tener otro empujón.

Cualquier usuario puede pedir a una IA que le redacte un texto de 500 palabras o mediante una app en un móvil, que le genere cuatro imágenes con solo una frase. ¿Con la inteligencia artificial existe una mayor democratización que con otras tecnologías?

Estoy muy de acuerdo. Es cierto que los grandes han gastado miles de millones y se están gastando miles de millones, pero como por debajo de esto hay un gran trabajo colectivo de universidades, de centros de investigación y hay una cultura que se ha creado en internet de liberar código, es cierto que casi todo se está poniendo a disposición del público general. Entonces sí, rotundamente hay una mayor democratización.

Hablamos de las bondades de la inteligencia artificial, pero su implantación va a provocar que desaparezcan muchos empleos.

Lo decía antes. La discusión es cómo hacemos que la gente vaya preparada desde muy joven para poder usar todo esto. Por eso decía que las discusiones del sistema educativo no son si tengo una hora más de Educación Física, si cambio la ABAU… sino, cómo voy a hacer que la gente tenga esa mentalidad de utilizar algoritmos y cómo lo puedo meter desde pequeño para que el mayor número posible de gente puede utilizarlo y pueda inventar nuevos trabajos. Es cierto. Van a desaparecer trabajos. Tenemos que pensar en la gente que ya está en el mercado laboral y se puede quedar sin trabajo y en la gente que va a entrar en el futuro. Hay que inventarse nuevos trabajos, porque van a surgir muchas oportunidades. Se cierra una puerta, pero se abren otras. En la época de la revolución industrial se rompían las máquinas porque se perdían empleos que eran sustituidos por máquinas, como va a suceder ahora.

Compartir el artículo

stats