La lluvia y el viento que azotan sin descanso la ciudad desde el día de ayer obligaron a los bomberos a intervenir en numerosas ocasiones en las últimas veinticuatro horas por toda clase de incidencias. Los operarios municipales actuaron a las 09.37 horas en el incendio de un local en avenida do Porto y a las 10.46 en otro en la calle Illas Sisargas, en el barrio de Novo Mesoiro.

Esta mañana también acudieron a la plaza del pintor Manuel Colmeiro, en el polígono de Elviña, para desatascar un canalón y a la calle Galileo, en el polígono de Agrela, para efectuar un achique de agua. El aparcamiento del centro comercial Los Cantones Village, en el puerto, también se vio afectado por una inundación esta mañana que acumuló varios centímetros de agua.

Durante la jornada de ayer retiraron objetos caídos a la vía pública en la carretera de Feáns y un rótulo que corría peligro de caer desde cinco metros de altura en Manuel Azaña, en Os Rosales. También revisaron una fachada de la calle Antonio Machado en la que había caído parte del revestimiento y bombearon el agua que inundó el sótano del establecimiento Mango del Obelisco, afectado por un desbordamiento de la tubería de las aguas pluviales.

También realizaron la misma labor en un sótano de la calle Arquitecto Rey Pedreira en la que el agua alcanzó los 30 centímetros de altura y en el aparcamiento de la calle Juana de Vega, al igual que en el sótano del número 29 de la calle Real, donde se acumularon 10 metros cúbicos de agua.

La plaza de Pablo Iglesias también se vio afectada por las inundaciones y obligó a una intervención de los bomberos, que además auxiliaron a la Policía Local para desplazar un coche averiado en una zona inundada de San Cristovo das Viñas, bajo la rotonda de Lonzas, donde el conductor quedó atrapado en una poza con 40 centímetros de agua.

En la parte posterior del mercado de Elviña tuvieron que desastacar las arquetas para solucionar la inundación del salón de actos de la biblioteca González Garcés y el muelle de carga del mercado, mientras que en la avenida de Salgado Torres sacaron un vehículo que quedó averiado bajo el viaducto.

En la plaza de Azcárraga acudieron a cerrar una claraboya del tejado que estaba abierta, lo que hacía que la vivienda situada bajo ella se estuviera inundando.