Marea Atlántica pone diez condiciones al Gobierno local para negociar el presupuesto municipal de 2023, un documento que el Ejecutivo no ha presentado aún y al que podrán aportar propuestas los grupos de la Corporación, según dijo en el último pleno el portavoz municipal, José Manuel Lage. Sin plazos previstos y sin partidas avanzadas a cinco meses de las elecciones municipales, Marea insta al equipo de Gobierno socialista a poner en marcha diez iniciativas que responden a los acuerdos firmados entre las fuerzas políticas y que, considera, “se pueden aplicar con rapidez si hay voluntad para hacerlo”.

Estas propuestas “de mínimos”, como las llama Marea, consisten en regular los pisos turísticos mediante una modificación en el plan general; convocar un concurso de compra de vivienda para aumentar el parque municipal; incrementar al menos un 9% las cuantías de la renta social municipal y las ayudas de emergencia; publicar el prometido mapa de energías renovables; suspender la concesión de licencias para casas de apuestas; desbloquear equipamientos de los barrios; formular alegaciones al plan para ampliar el puente de A Pasaxe; crear una comisión para estudiar la municipalización de bibliotecas; convocar la mesa del área metropolitana; y garantizar fondos para la Agencia de Inteligencia Artificial y los convenios con entidades sociales a través de un cambio en el presupuesto a comienzos de 2023.

Marea critica que el Gobierno local aún no ha abierto negociaciones para aprobar el nuevo presupuesto, que se lo reclaman todos los grupos de la oposición.