Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

¿Qué mariscos son los favoritos en los mercados de A Coruña?

Los clientes anticipan sus compras, como en 2021, o esperan al final. El kilo de percebe llega a 210 euros en A Coruña, el de angula a 1.100

Marisco en los mercados municipales de A Coruña

Marisco en los mercados municipales de A Coruña Víctor Echave

Para ver este vídeo regístrate en La Opinión de A Coruña o inicia sesión si ya estás registrado.

Marisco en los mercados municipales de A Coruña Rubén D. Rodríguez

La Navidad de 2021, aún con latigazos del COVID en la población, invitaba a precauciones, y los coruñeses se adelantaban hasta dos meses para comprar mariscos y pescados para las cenas y comidas navideñas y congelarlo hasta el momento de prepararlos. El año pasado hubo también crisis en el transporte, con paros incluidos, y los consumidores quisieron abastecerse para enfrentarse a otros imprevistos. La tendencia a congelar se ha repetido en 2022 —con mucho menos COVID y sin previsión de huelga—, sobre todo con el pescado, aunque no con tanta antelación como hace un año. “La gente compró hace tres semanas o un mes. Ahora se congela más”, resume Sonia Revert, presidenta de los subastadores de la lonja.

19

Cuenta atrás para los menús de Nochebuena y Navidad Víctor Echave

Congelar no es la única tendencia este año: quienes no optan por esta previsión, esperan a última hora para comprar lo que van a preparar de cena o comida, según advierten las y los profesionales de los mercados coruñeses, aunque también han crecido las reservas. “Tenemos más pedidos esta vez, de última hora sobre todo, como antes de la pandemia”, cuenta Ángeles Rumbo, placera en San Agustín. “El día está tranquilo, mañana [por hoy] se espera que haya muchos clientes”, dicen en la plaza de Lugo.

Centollas y cigalas, mariscos favoritos en los mercados

La novedad este año, o al menos algo que antes no era tan habitual, es recibir encargos de producto desde Madrid y otras zonas del país, cuentan en la plaza de Lugo, conocedoras sus placeras del aprecio que los no residentes tienen por el marisco gallego, a la centolla y la cigala especialmente, “los productos estrella”. “Nosotros trabajamos en función a pedidos, y hemos recibido muchos encargos. Nos ha crecido el cliente de fuera”, cuenta Marcos Rabina en la plaza de Lugo.

Los precios, como es habitual en esta época del año, han subido mucho en las últimas semanas, tanto por el mal tiempo que hizo para salir a faenar —días sueltos y alguna semana casi entera—, que limitó capturas de ciertas especies, como por la alta demanda navideña. Ejemplos: el kilo de berberechos que costaba 12 euros a comienzos de mes valía 17 el lunes pasado y 21 ayer en San Agustín; el de almejas ha pasado de 24 a 29 euros en la última semana. “La almeja está a un precio razonable: la babosa va a 36 el kilo, la más pequeña más barata, la de Camariñas la hay a 20 o a 16, según el tamaño”, explica Puri, placera del puesto Puri y Montse en el mercado de la plaza de Lugo.

A precios asequibles están ahora las bandejas de zamburiñas (14 euros) y los kilos de gambones (15), de navajas (33) y camarones (70). No para todos los bolsillos se podían ver ayer en las plazas de Lugo y San Agustín el kilo de nécoras (80 euros), de bogavante (85), el de percebe (de 140 a 155 euros en casi todos los puesto, aunque en alguno hasta 210), de santiaguiños (hasta 195 euros), con el de angula al prohibitivo precio de 1.100 euros. Y los preferidos de los clientes, centolla y cigala, se podían comprar pagando entre 35 y 70 euros y entre 75 y 110 euros el kilogramo, respectivamente.

En cuanto a pescados, subió bastante el precio de todas las especies, sobre todo del besugo, el rodaballo y la palometa roja, entre 70 y 85 euros el kilo. La merluza se ofrece como el producto más barato. “El rape ya lleva un mes caro, a 22 euros el kilo; es caro porque llevas un rape de dos kilos y solo comes uno, la cola”, explica Puri, de Puri y Montse.

“Ha habido escasez de lubina, besugo y dorada, que se han encarecido por los días de temporal en los que los barcos no pudieron salir. La lonja y los mercados son como la bolsa, se cotiza lo que no hay”, compara Sonia Revert. “De camarón, percebe y centolla, como siempre, sin sorpresas”, añade.

Compartir el artículo

stats