Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Sin planes para mejorar el tren a Ferrol

El Gobierno solo propone eliminar un paso a nivel en Betanzos para mejorar la línea férrea

La estación de tren de Betanzos, totalmente cubierta de pintadas. LA OPINION

El trayecto entre A Coruña y Ferrol en tren tiene un recorrido de 79,8 kilómetros y el tiempo que los convoyes tardan en realizarlo es de 77 minutos. A lo largo de ese trazado hay 81 curvas y 15 rampas, aunque solo son cuatro los túneles. Desde hace décadas, ayuntamientos y usuarios reclaman al Estado que reforme esta línea para ofrecer un mejor servicio, pero la única propuesta que ofrece el Ministerio de Transportes es la supresión de un paso a nivel en Betanzos.

A la pregunta del senador del PP Miguel Tellado sobre las inversiones previstas por el Gobierno para hacer posible desplazarse entre las dos ciudades en tren en 40 minutos, el Ejecutivo responde que pretende eliminar el paso a nivel del puerto brigantino, pero que por el momento no puede hacerlo al no contar el proyecto con el visto bueno del Concello, por lo que busca una alternativa.

Efectivamente existe esa discrepancia por parte del Gobierno local de Betanzos sobre la iniciativa, que está pendiente desde hace veinte años, porque pasa por construir un vial entre el paseo Ramón Beade y la calle Arxentina a través de un paso superior sobre las vías, con una pasarela peatonal en el entorno del actual paso a nivel. Pero el Concello defiende en su lugar la construcción de una glorieta en la avenida de A Coruña a 300 metros del cruce con la calle Fraga Iribarne, así como un viaducto de 163 metros de longitud que enlazaría con la zona portuaria.

Al margen de las diferencias que existen sobre la supresión de este paso nivel, llama la atención que el ministerio ni tan siquiera mencione una actuación que inició ya hace tres años y medio, el estudio informativo para el baipás de Betanzos, adjudicado en agosto de 2019 con un plazo de ejecución de 24 meses. La evaluación ambiental del proyecto, se inició en junio de 2020 y debía haber concluido el año pasado, aunque nada se sabe de ella, aunque aún habrá que redactar el proyecto constructivo y licitar las obras.

Pero, además, esa iniciativa, que acabará con el recorrido marcha atrás desde Infesta hasta Betanzos, solo supondrá una reducción de 6 a 7 minutos en el tiempo de viaje, de acuerdo con el estudio informativo, por lo que serían precisas otras obras de mayor calado para conseguir ir de una ciudad a otra a una velocidad acorde con las exigencias actuales.

Esta línea férrea entró en servicio en 1913 y desde entonces no ha sido objeto de ninguna mejora relevante, hasta el punto de que la ejecución del baipás sería la primera que se realizaría en 110 años de historia. La Fundación de los Ferrocarriles Españoles, en la que participa el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), la califica como “uno de los tendidos más difíciles” de España, pero ningún gobierno ha apostado por renovarla para adaptarla a la modernidad.

La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, y su homólogo ferrolano, Ángel Mato, defendieron el año pasado la propuesta del catedrático Miguel Rodríguez Bugarín para reducir a 40 minutos el viaje mediante una inversión de 730 millones. El proyecto preveía una sola parada en Betanzos y la circulación de pasajeros y mercancías gracias a la electrificación de la vía, la modificación del trazado y la dotación de un sistema de seguridad Ertms. A pesar de su gran coste, Fomento calculó en 2017 que la mejora de este trazado precisaría de una inversión aun mayor, entre 870 y mil millones, y aseguraba que no era un presupuesto “desproporcionado” teniendo en cuenta las obras que habría que realizar, pero no se propuso ninguna de ellas.

Compartir el artículo

stats