Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El Superior respalda la decisión del Concello excluir a Copasa de la licitación del contrato de recogida de basura

La empresa también pedía que dejar fuera del concurso a Cespa, que ganó la licitación

Trabajadores de la recogida de basura. | // VÍCTOR ECHAVE

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha emitido dos sentencias en las que confirma que la exclusión de la oferta de Copasa del concurso para hacerse con el contrato de recogida de basuras municipal fue correcta, y rechaza que se hubiese debido sacar de este a Cespa, la empresa que finalmente lo consiguió, como pedía la primera compañía. Copasa quedó fuera debido a que las dimensiones de los vehículos que ofertaba no encajaba dentro de los requisitos del procedimiento.

Las dos sentencias, firmadas el mismo día por la sala de lo Contencioso del TSXG, responden a demandas de una unión temporal de empresas acaudillada por Copasa contra dos resoluciones del Tribunal Administrativo de la Contratación Pública. Los representantes de la compañía afirman que el vehículo que ofertaron era “homologable”, “apto” y “adecuado” para satisfacer las necesidades del Concello a la hora de realizar el servicio.

En cuanto a su petición para excluir a Cespa, Copasa alegaba que su oferta es “inviable en la situación actual” ya que la parcela en la que estaría el parque de maquinaria de la recogida no da “frente a vía pública” y “no es un solar ni aun suelo urbano consolidado”, por lo que no podría dársele uso. La empresa acusaba a Cespa de presentar un vehículo de “tan solo” tres metros cúbicos de capacidad recolectora, por lo que “difícilmente” podría presentar el servicio “en los tiempos requeridos”. También afirmaba que la oferta de Cespa realizaba modificaciones de horario infringiendo lo establecido.

Pero el TSXG señala que los vehículos ofertados por Copasa no eran de las dimensiones que se preveían en el contrato. En las condiciones de este, afirma se permitían camiones de capacidad de cinco metros cúbicos “solo si las dimensiones son iguales o inferiores al recolector” de tres metros cúbicos de capacidad, e indica que el vehículo de Copasa “no era de dimensiones iguales o inferiores”. Su oferta técnica, indica el tribunal, “está referida a un modelo diésel no permitido en los pliegos”, y cita al tribunal de contratación cuando afirma que fue Copasa “la que conscientemente se aparta de la configuración establecida por los pliegos de la licitación”.

En cuanto a su demanda de excluir a la oferta de Cespa, el tribunal señala que “no hay evidencia” para pensar que la parcela para la maquinaria no pueda emplearse “en plazo”, y que no puede sacarse a la empresa del concurso por presentar vehículos de tres metros cuadrados ya que “se ajusta a los pliegos”, esto es, a las condiciones pedidas. Si Copasa consideraba que este tamaño “no permitiría prestar el servicio en el tiempo establecido” debería haber impugnado los pliegos, pero no lo hizo. También descarta las reservas sobre los horarios.

Ya en cuestiones de procedimiento legal, Copasa alegó que la exclusión de su oferta afectó a su derecho de defensa, y que la admisión de Cespa en el concurso y la posterior adjudicación del contrato a su favor era contraria a derecho, dos puntos que no comparte el tribunal.

En ambos casos el TSXG cargó el pago de las costas sobre Copasa, hasta un máximo de 2.500 y 1.500 casos según la sentencia, y la empresa podrá presentar un recurso de casación bien ante el mismo tribunal o ante el Supremo.

El contrato de basuras se firmó finalmente con Cespa, filial de Ferrovial, con un presupuesto de 11,59 millones de euros anuales. Pero a principios de este año pasó a PreZero España, parte del grupo alemán Schwarz (propietario, entre otros, de Lidl) tras la compra de la compañía.

El anterior contrato, también con Cespa, había caducado en 2017, y el concurso para sustituirlo se convocó en julio de 2018. La mesa de contratación acabó asignando el concurso a la empresa, aunque había tenido la tercera puntuación, después de excluir tanto a Copasa como a la oferta de Valoriza-Arias Infraestructuras, en principio la más valorada, por un error en la propuesta económica que el Concello consideró no subsanable.

Compartir el artículo

stats